Donaciano Bueno

La pluma (palabras moribundas III)

Era de septiembre un caluroso día

La flora tardía de olor perfumaba

la estancia vacía que a solas penaba.

La luna asomaba, el sol se dormía,

la lluvía caia, casi  bostezaba.

 

Del extremo oscuro sentada una silla

dormitando triste en silencio esperaba

de unas posaderas que en ella posara.

Levitando absortos y algunos dormidos

figuras insignes miran compungidos.

 

Preside la mesa, al centro un tintero

esperando ansioso que se alce la pluma

pero un ¡ay! traicionero ¡maldito reuma!

se eleva y recae y extinta rezuma

-atento escondido está el sepulturero-.

 

Por una ventana se asoma la bruma

y allí en el mismo acto se prepara el duelo,

desde las paredes gimen sin consuelo

lágrimas resbalan que llegan al suelo

y por las baldosas derraman su espuma.

 

Los sacros silencios de un avemaría,

perdido entre rezos que un réquiem cantaba,

alguna plegaria a lo lejos se oía.

La luz se apagaba, la melancolía,

era atardecer en Castilla y soñaba

Comentarios4

  • jaquemate

    y vi el día, el sol, la luna, hasta el silencio escuché con sus versos donbuendon.

    Saludos...

    • Donaciano Bueno

      Me alegra que te hayan sugerido cosas bonitas. Un abrazo

    • RICARDO V

      Seguirás Donaciano? Por favor.....
      Buen día.

      • Donaciano Bueno

        Existen tantas palabras condenadas a morir en nuestro diccionario que si alguien se dedicase a versar su funeral no tendría con una vida. Un abrazo

      • Marellia

        Excelente, una perla genuina.
        Saludos

        • Donaciano Bueno

          Gracias por tus epítetos algo exagerados, pero, gracias. Saludos

        • Johnny Rock

          Emocionante y triste, como la verdad. Magnífico poema; no solo el contenido sino su perfecta métrica. ¡Vaya! racha de inspiración que llevas. Dejas atrás a los Ferraris.
          Un abrazo

          • Donaciano Bueno

            En este mundo traidor
            nada es verdad ni es mentira
            todo es según el color
            del cristal con que se mira.

            Lo dijo Campoamor y en este caso, yo lo suscribo. Un abrazo



          Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.