Darío Ernesto

Indiferencia (Fusionado)




Indiferencia
He sabido el sabor de tus versos
en el paladar, el néctar de cada estrofa
Engañado por tu imagen bella
creí las fabulas, pues tu eres dechado poeta
una luz en la huella
y te hiciste majestuoso, triunfal, excelso
y te alejaste de mi lentamente
te hiciste horizonte, distancia y amarguras
¡Pues mi Ángel, de ti me enamore!
Iluso como un niño
Pretendí la fe, en tus mansas palabras
un pastor, en un candil te imagine
Desee tu abrazo, si supieras
no en contiendas.
No, menos celos
tarde me di cuenta de esta rivalidad arraigada
en las entrañas
en las napas de las turbias aguas de tu copa,
Miserable vida
Y quede solo, sin tus saludos
Indolente poeta y mentiroso
¿Acaso el sol teme la sombras de otros soles?
Te sentiste ofendido por mis estilos tristes
Siendo yo golondrina y tu mi itinerario, mi destino
¡Indiferente poeta!
Hoy te pido perdón
Por no hacerte reír,
¡Oh mi espejo, pues me dejaste empañándome y sin brillo!
Porque, de poemas tristes y de otoños mi alma entera se viste
para compartir de mis abundancias.
Tú, poeta que allí respiras
te hiciste a la ruda carrera de las cosas triviales
esa indiferencia que nutre tus raíces
¿Crees que mata?
Pues te equivocas,
Ya que me siento un algarrobo, un alerce milenario
y tu eres el turista , El forastero que goza de mi sombra
en secreto vienes por las noches
a contemplar mi aurea,
lloras, vibras, en cada estrofa
y te vas, sin decir las gracias a Dios mismo
que existo y tu existes.
Darío Ernesto Muñoz Sosa : Autor


Sólo se que me acosan las palabras
día a día rondando como cuervos
para lacerar con sus picos el alma
y arrancar un suspiro hasta los muertos.
Sólo se que me trepo a tus estrofas
para nutrir con tus versos el vacío
que deseo los besos, los abrazos...
que a través de un cristal presiento míos.
Y no importa si te ausentas y te escondes
yo quiero desgarrar tus sentimientos
hacerte sentir que sigues vivo
en cada letra que late en mis versos.
LIZ ABRIL


Tú nos diste la vida para alcanzar la gloria,
Tú nos diste el aliento para vivir contentos;
Eres Padre que mima, Padre que cuida y goza
Viendo a su hijo triunfar en todos los momentos;
Pero yo fracasé, porque siempre he fallado,
Vivo sin hallar dicha, olvidé aquel fervor,
Vivo cual prisionero, siempre enamorado
Siempre, siempre dolido por males del amor...
Y soy eterno cautivo queriendo cortar los hilos,
Lo que me diste se fue como se me fue la vida;
¡Cuán duele tu indiferencia, pues al mirarme perdido
Me dejas en soledad en esta senda perdida!
Pero sigo en la batalla, en espera de encontrar
Un amor que corresponda a lo que yo le ofrecí;
O cuando menos espero esa nítida señal
De que fuiste sincero, ¡no te olvidaste de mí!...


INDIFERENCIA ERES LA QUE DAÑAS PRODUCIENDO HERIDAS HASTA EN EL ALMA,NO CON TRULLES A NADA SOLO DISPERSAS A LOS DE MAS QUE DIOS A FORMADO CON IGUALDAD Y MIRARLOS NUESTRAS CARAS Y PODER ABRAZARNOS COMO HERMANOS


Cuanta indiferencia hay para:
con los niños infinitos de la calle,
con la naturaleza que matamos,
con el hambre de tantos,
con la violencia de tantos,
con la muerte de inocentes,
con el afán de poder,
con el mercader de las mentiras,
con el abuso hacia las mujeres,
con el negocio de las religiones...
no me alcanzan los verbos
para esa indiferencia...
¡ la sientes !


Palabras de nieve.
Acciones de hielo.
La imagen de los imposible
que va por ahí torturando
al firme soñador que vive
por la imagen de una mentira,
de una ilusión. Dispuesto a
dejarlo por una pantalla de humo
que, aunque sabe que lo
asfixiará, va tras ella, dispuesto
a perderse dentro de ella
con tal de tener un momento
de ilusiones cumplidas,
que darán el aire suficiente
para respirar, pero luego
dará lo que es: humo...


Un diluvio de sangre inocente baja
ríos de escarlata a gritos
crecida que conlleva todo cuanto a su paso se encuentre
un anegado rio de suspiros,
rebalsa la cota del amor
superando ampliamente los destinos ilusos
poetas engreídos,
pues creyendo que la batalla se gana con
honoríficos títulos,
poetas con los pies de barro y cenizas
poetas indiferentes pareciéndose a los otros
negando sus orígenes pobres y nostalgiosos
poetas ingratos de tantos halagos
indiferentes, en sus almas
con prosélitos que les regalen sus oídos,
y sus alabanzas inmerecidas,
poco amor, nada de amar y entregase a soñar,
rutinarios sin sabor en sus repetidos poemas
indiferencia, solo indiferencia
sin llegar a mi puerto.
Darío Ernesto Muñoz Sosa


Mendrugo de pan
no tienen...;
de frío, de hambre
se han muerto de a miles.
Harapos prestados...,
jornada tras jornada,
extienden su mirada.
Sonidos de guerras...,
problemas de etnias
invaden las veladas
y quedan boca abajo,
sin conocer aurora civilizada.
¿Y nosotros...?
Indiferencia, y atrás quedan.


Tu eres Atalaya, viejo y olvidado faro
en la fría humedad, inhabitada,
ausencias y muerte
alma que escarchada, no es bendecida por el rayo de sol
noche, día, recuerdos olvidados
indiferencia he visto, en los cementerios
mausoleos de la madre de mi padre
en donde los silencios tejen telarañas
con lana de ingratitud
Colores grises y mohos.
Indiferencia, déjame a mi allí sepultado
pues en vida, me ignoraste
oh poeta que acompaña mis entrañas
verdad y vida, existirá en ti gemir y auxilio
en las letras que florecen con una lagrima
pues allí germina el pensamiento.
Apatía de besos, mujer olvidada
¡Oh indigente muerte putrefacta!
castigo divino
dolor en los cielos
al caer los hijos, del gran creador.
Darío Ernesto Muñoz Sosa


en fin...a ti; alma paralela: poeta
estos versos que todo lo expresan
el desprecio, mi tristeza, aquella indiferencia
mi agonía por tus labios que no me besan
mi muerte en vida que causa tu ausencia
la emocion putrefacta
latente por tu orgullo y altanereza


DIOS SIN IGUAL
¿Vives feliz en tu cielo,
mientras tus pobres criaturas
comen dolor, desventuras,
llenan sus panzas de anhelo,
siendo la hambruna flagelo?
Sobre tu trono superno,
único rey sempiterno,
Dios sin igual, invisible,
gran potestad impasible,
¿qué te motiva?, ¿tu infierno?
Franco Zafir

Comentarios1

  • Maria Hodunok.

    FELICITACINES, POETAS, lástima no haber estado en los dias que supongo se me invitó, me gusta mucho el tema y lo trataron de manera espectacular.

    • Darío Ernesto

      Si Maria del alma, se te ha invitado, pero es tan bello el poema que parece ser una estrella que a todos asombra, etse poema es una magistral obra , pues destella con el vivo palpitar de cada poeta maravilloso, si maravilloso , principes de las letras, gracias mi etrena amiga en mi corazon sempiterna y bella estrella.Un abrazo



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.