Donaciano Bueno

Silencios rotos

Bocas de silencios rotos,
¡ay, muñecas malheridas!
nunca estais arrepentidas
por mor de sueños ignotos.

 

Presas andais por escrotos
que ahondan vuestras heridas
manteneis fijas las fotos
con las miradas perdidas.

 

¡Despertad! que el Orinoco
os espera en la salida
para calmar el sofoco
de esa existencia dolida.

 

No durmais más pues la vida
se escapa poquito a poco
y aprovechar el siroco
para otra nueva partida.

 

Pensad que ya os llegó la hora
de enjuagar vuestras boquitas,
pues la mancha de una mora
con otra mora se quita.

 

Comentarios2

  • Cesar Zamora

    Muy hermoso poema, mi estimado amigo Donaciano, perfectamente rimado, es un gusto poder leerte, un abrazo de amistad

    • Donaciano Bueno

      Gracias, César. Son historias que se producen, lamentablemente, con demasiada frecuencia fruto en general de una educación equivocada.
      Saludos

    • borealara

      En silencios rotos las voces emergen. saludos



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.