Raúl Daniel

El Día De Las Polleras Largas


AVISO DE AUSENCIA DE Raúl Daniel
Estimados amigos de Poema del Alma: Debido a vicisitudes muy extensas de relatar me vi alejado de la página, hoy intento regresar, paulatinamente iré subiendo algunos poemas que ya publiqué, por lo que les pido paciencia, pues es por ahora todo lo que puedo hacer, gracias por vuestra comprensión.

Domingo por la mañana,

se escuchan sonar campanas,

por las calles las mujeres

van a cumplir sus deberes

religiosos y les aguardan

en los templos las guitarras

y panderos de alabanzas.

 

Domingo por la mañana,

la bendición nos alcanza...

 

Deja el borracho su copa,

la prostituta se viste

con su ropa de señora

(una pollera larga),

el avaro acomoda,

en su lado, la limosna,

cada uno su careta

ajusta con precisión

para vivir la emoción

de jugar a la iglesia.

 

Domingo por la mañana,

el sonar de las campanas

obliga a mirar la hora.

 

La mayoría ya dio

toda la carne al demonio,

y quieren conformar a Dios

con los huesos que dejó

después de darse el banquete,

poniéndole enorme moño

al repugnante paquete.

 

Domingo por la mañana,

es el día del Señor,

que nos debe soportar:

pedidos, enojos y llantos,

fingidos y desentonados cantos

y otra sarta de pavadas

(mientras espiamos el culo

bonito de alguna hermana).

 

Domingo por la mañana...

La bendición nos alcanza.

Comentarios6

  • Yaco Quiñonez

    La mayoría ya dio
    toda la carne al demonio,
    y quieren conformar a Dios
    con los huesos que dejó

    Saludos amigo, no lo has podido decir mejor. Hermoso poema, que realidad refleja

    Un abrazo psicologico en la distancia

    • Raúl Daniel

      ... después de darse el banquete,
      poniéndole enorme moño
      al repugnante paquete!!!!!

      Gracias por comentar, estimado amigo.
      Un abrazo fraterno..
      Raúl Daniel

    • El Hombre de la Rosa

      Tus hermosas letras amigo Raúl hacen facil la lectura de tus versos...
      Un saludo cordial de amistad...
      Críspulo el de la Rosa...

      • Raúl Daniel

        Gracias Críspulo..
        R_D

      • macridi

        Me gustó como veladamente tratas la hipocresía de muchos que concurren al misa del domingo, en este caso. Te diré que ocurre también por aquí y creo que en cualquier parte, y que ese lugar de reunión, suele estar menos santo que cualquiera, porque los chismorreos y miradas de reojo así lo delatan. Has sido muy gráfico y hasta gracioso. Ya me imaginé la escena. Te saluda, macridi, deseándote éxito en tus actividades.

        • Raúl Daniel

          Y no solamente los católicos.. otros también..
          Un gran abrazo..
          R_D

          • macridi

            Exactamente! Felicidades y Saludos hasta el bello, y querido Paraguay, que acogiera a nuestro prócer José G Artigas. macridi

          • Ayelén

            Que lindo poema, saluditos abracitos, Ayelén.

            • Raúl Daniel

              ¡Gracias Ayelén.. un besote!!!
              Raúl Daniel

            • marie

              Nunca voy a misa!

              Ni Católica,ni Evangélica,para adorar a Dios cualquier Rimcon vale lo demás es parafernalia!

              • Raúl Daniel

                Amén!!! hermana, yo igual.. aunque tengo la hermosa amistad de algunos cristianos verdaderos con los que a veces puedo tener comunión y hablar, adorar u orar al Señor, pero cómo tú bien dices: EN CUALQUIER RINCÓN!!!
                Un abrazo..
                R_D

              • kavanarudén

                Me ha gustado mucho tu poema mi querido amigo y confidente.
                Tienes razón a veces somos tan hipócritas, como se dice, a Dios rogando y con el mazo dando. Se cree que con solo ir a misa, un deber solo, un cumplimiento (cumplo y miento).
                Un fuerte abrazo amigo.
                Mil bendiciones.

                Kavi



              Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.