Hombre Sin Pulso

A veces dudo.

A veces dudo.

Lo reconozco, a veces dudo

cuando te veo rodeada de gente

y quien dice gente, dice bocas

dice ojos que no ven

dice oídos que escuchan sin oír

dice infame soledad.

 

Reconozco que dudo

y ya no sé si lo de ayer fue un sueño.

Ya no sé si te escuché o imaginé

decir que yo era tuyo

o que tú eras mía

o qué sé yo qué decías tú

o tal vez era yo quien lo decía.

 

Dudo hasta que, levantando la vista

atiendo a la llamada de tus ojos.

Entonces puedo ver que no he soñado:

te miro y leo en tus pupilas

que no hay sombras a tu lado

que me dedicas mil instantes cada día

que tus besos sólo son de mis labios.

 

Es lo que pienso cuando dudo

muy de tarde en tarde

sólo de vez en cuando.

 

 

 

Comentarios5

  • Amorina

    Esas dudas.... pero muy de tarde en tarde...
    Me recuerdan algo que fuí..
    Muy buen poema y maravillosos sentimientos.
    Un abrazo.
    Marellia

    • Hombre Sin Pulso

      Todo lo que fuimos, somos. Al menos en la memoria. Gracias por tus amables palabras.

    • GITANA DULCE

      muy de tarde en tarde aun dudas de su amor o dudas de ella... que bello poema has traido amigo mio
      abrazos de Gitana.

    • SASI12

      Es tanto tu amor que tienes miedo de perderla, pero tranquilo, su mirada te aclarará todas las dudas...

      Un beso grande amigo...

    • Mujertaina

      Las dudas, las dudas al igual que los celos no son nada bueno y peor aun cuando estos se hacen aliados. Malos sentimientos plasmados en un excelente poema. Un abrazo con carino

    • Garabato Púrpura

      ... me trajo hasta acá tu seudónimo; es que me ha encantado!
      ... y mira nada más lo que me encuentro: entre tantas y tan pocas dudas, siempre andamos pensando en el amor, es decir, en nuestro amor y todo lo que lo rodea; y encontramos una mirada que nos recuerda que cada pedazo de duda es una sonrisa.

      • Hombre Sin Pulso

        Gracias por tus amables palabras. Me encanta que hayas profundizado un poco en mi poesía y que hayas obtenido conclusiones tan gratificantes. Eso me hace pensar que mereció la pena el esfuerzo de escribirla, de saca fuera de mí mis dudas eternas, mis temores continuos. Gracias de nuevo.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.