Resumen de El origen de las especies

El título lo dice todo. En esta oportunidad, Poemas del Alma ha elegido proporcionar material sobre una obra que ha vencido los límites de tiempo y espacio para transformarse en un clásico universal que no sólo se analiza en el ámbito académico, sino que también atrae a los amantes de la historia, las teorías científicas y la biología.

El contenido de “El origen de las especies por medio de la selección natural o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida”, tal el título completo con el que se ha dado a conocer esta propuesta creada por el naturalista inglés Charles Darwin, comenzó a difundirse en 1859 y, desde entonces, no dejó de propagarse.

Como se puede advertir con sólo conocer la temática abordada en él, este libro no pretende entretener al lector, sino proporcionarle herramientas fundamentales para el desarrollo de la vida. Si “El origen de las especies” ha logrado mantener su vigencia y no ha perdido su valor con el paso del tiempo es porque allí, Darwin plasmó la revolucionaría teoría de la evolución natural y sentó las bases de la síntesis evolutiva moderna.

Para conocer más sobre la evolución de las especies y ampliar nuestra formación al respecto, sólo hay que leer este brillante material que no es difícil de conseguir pero que, sin embargo, puede llegar a costar muy caro. Aunque hoy en día hay varios ejemplares de “El origen de las especies” en circulación, si desean tener una versión exclusiva van a necesitar mucha paciencia y dinero al por mayor. Si tienen suerte, quizás Hamish Riley-Smith acepte venderles la joya que adquirió tiempo atrás en una subasta.

Tras abonar cerca de 60 mil dólares, este comerciante del rubro editorial se convirtió en el único dueño de un antiguo ejemplar de “El origen de las especies” que se valora tanto por ser uno de los 1.250 libros que se imprimieron en 1859.

Comentarios1

  • MariaJoseBertonati

    Que lindo :) Es un libro que quiero leer!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.