Gabriela, clavo y canela, de Jorge Amado

En 1958, meses antes de ser distinguido con el Premio Jabuti, el escritor brasileño Jorge Amado publicó «Gabriela, clavo y canela», una atractiva novela que, con el tiempo, se convertiría en una de sus obras más sobresalientes.

Gabriela, clavo y canelaAunque el material está ambientado en Brasil, la propuesta que hoy Poemas del Alma ha querido recordar no ha despertado sólo el interés de quienes comparten la nacionalidad del también creador de «Capitanes de la arena», sino también el de numerosos amantes de la literatura que viven lejos de la tierra de Pelé.

«Gabriela, clavo y canela» es, por sus características, un relato repleto de belleza. Su esplendor surge gracias a la pluma de Amado, pero también emana de la ingenua, enamoradiza y sugerente protagonista de la historia.

Además de dejar al descubierto la personalidad de Gabriela, una encantadora mulata analfabeta, este texto consigue transportar al lector hasta Ilhéus, una ciudad del estado brasileño de Bahía a la que muchos consideran como «la capital del cacao». Hasta allí llega la joven en busca de un futuro mejor que el que podría tener en el campo rodeada de miseria.

Su vida pronto se ve unida a la de Nacib, un próspero comerciante de origen árabe que no sólo la emplea como cocinera sino que también la convierte en su amante. Tiempo después, esta pasión desenfrenada entre ambos termina vinculada a las vivencias de las hermanas Reis y del profesor Josué, un eterno enamorado.

Como se puede comprobar al leer el contenido de este libro, al elaborar la trama de «Gabriela, clavo y canela», el novelista nacido en Bahía el 10 de agosto de 1912, además de tener en cuenta el pasado y la geografía de su país, tuvo especial cuidado para complementar la sencilla y entretenida historia de amor que había ideado con aspectos vinculados a la cultura y tradiciones brasileñas.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.