Uwe Tellkamp y la caída de Alemania

Uwe Tellkramp nació en 1968. Estudió medicina porque en su época dedicarse exclusivamente a la literatura era prácticamente imposible; sin embargo desde hace algunos años su trabajo consiste en estudiar la historia de su tierra y escribir novelas que develen los paradigmas de la Alemania Socialista y aclaren tantos malos entendidos que han existido desde siempre.

La torre, la caída del comunismo

«La torre» es la tercera novela de Uwe Tellkamp, en la que el autor deja ver una Alemania comunista casi como una pintura, en ella puede verse la caída del régimen de una forma casi gráfica. Es una novela que ha impactado sobre todo a la crítica.

En esta obra Tellkamp muestra cómo funcionaba la sociedad de la época socialista, cómo vivía la gente y sobre todo cómo era la élite pensante de esa sociedad. Además de analizar las razones que llevaron a la caída de este régimen, surgido durante la Guerra Fría.

El protagonista de «La torre» es un alter ego de Tellkamp, un joven que para conseguir ingresar en la carrera de medicina pasó antes por el ejército, donde debió cuidar cada cosa que hacía o decía, pues era muy común que entre los que formaban parte de su grupo se encontraran delatores. Tellkamp cuenta que empezó a escribir a los 15 años, pero sus padres estaban en contra, debido a que eran tiempos revueltos.

Luego de esta extensa carrera, comenzó a ejercer de médico y en sus ratos libros se dedicaba a cultivar la narrativa. Sus dos primeras novelas fueron un verdadero éxito, y «La Torre» ganó en 2008 el Deutscher Buchpreis.

Los regímenes y el pueblo

En este momento, el autor se encuentra escribiendo una secuela de La Torre, donde trabaja el tema de las relaciones de la Stasi, la policía política. Para elaborar esta nueva obra ha recurrido a cientos de informes oficiales y escuchado entrevistas de confidentes de la Stasi; sin embargo lo que ha encontrado lejos de ayudarlo a aclarar las ideas, lo ha confundido más. A través de estos informes comprendió que los miembros de este grupo no tenían idea de lo que se estaba gestando, pueden leerse cosas como: «Soy un luchador por la paz o por cualquier cosa» y respuestas similares, muy poco satisfactorias.

Tellkamp asegura que está en contra de las justificaciones autocomplacientes, sobre todo aquellas que descargar toda la responsabilidad sobre el sistema comunista; dice que no cree que ningún sistema haya cambiado el carácter de los alemanes, simplemente pueden hacer que surja aquello que se halla escondido en la mentalidad del pueblo.

De todas formas, reconoce que durante cualquier dictadura el hilo de la seguridad se tensa, los ciudadanos se sienten más desprotegidos y entonces, obran más por miedo a las consecuencias que por los beneficios que pueden obtener a cambio, aunque hay de todo.

Asegura que los sistemas de este tipo pueden corromper mucho a la gente, sacar lo más oscuro del alma humano, y por más que estuvieras bien, que vivieras tranquilo y no quisieras problemas, el sistema te forzaba a ser quien no eras y no había forma de no hacerlo.

La novela para Tellkamp

La obra de Tellkamp es muy visual, como si se tratara de una pintura. En su narrativa puede el lector acercarse a los olores, los sonidos y misterios de la Alemania Comunista, sintiendo casi en carne propia los sinsabores del pueblo, volviéndose protagonista de las historias contadas.

Está convencido de que, lejos de lo que se cree, Alemania no está en condiciones de convertirse en un coloso, pues falta un sentido de pertenencia fuerte, de unidad, la sociedad alemana se encuentra dividida por muchas líneas, y a veces incluso piensa que «estamos algo locos«. Para ejemplificar este caso, dice que le cuesta entender que sean necesarios hasta 14 contenedores diferentes para el reciclaje de basura.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.