«Rayuela», una novela que contradice la norma

"Rayuela", una novela que contradice la norma

Son muchos los autores que dejan huella en nosotros y creo que Julio Cortázar es uno común para muchos. Es muy difícil pensar en la literatura contemporánea sin mencionarlo; en todo lo que leemos siempre podemos encontrar algo de él, como si fuera el péndula que sostiene a toda la literatura. Puede resultar exagerado, pero ¿lo es realmente? ¿Quién sino Cortázar supo marcar un rutilante antes y después en la narrativa hispanoamericana?

50 aniversario de la primera edición de «Rayuela»

Con motivo de los 50 años de la primera publicación de la novela «Rayuela», se vienen realizando desde hace unos meses una serie de eventos en los que se rinde homenaje a Cortázar y a toda su obra, con lecturas y representaciones de sus creaciones. Recordándolo como uno de los fundamentales impulsores del «boom» latinoamericano.

Un día como hoy, 28 de junio, pero de 1963 salía la primera edición de «Rayuela» una de las obras más emblemáticas de la literatura argentina y también de las creaciones de Cortázar. E incluso considerada como una de las grandes obras del siglo XX.

Entre las características fundamentales de esta novela podemos mencionar que se encuentra compuesta por 155 fragmentos que como lectores podemos combinar de diferentes formas; esto significa que puede leerse con el orden que deseemos, construyéndose diferente de acuerdo a las necesidades o deseos del lector.

Esta fragmentación nos obliga como lectores a encontrar nuestro propio camino. A decidir el giro que tendrán los acontecimientos. Y Cortázar lo hace con una narrativa deslumbrante e hipnótica, que te hace sentir seguro y a la vez inquieto como lector. Que te obliga a cantar mientras lees, porque su escritura goza de una musicalidad poética poco común.

"Rayuela", una novela que contradice la norma

Es difícil y totalmente erróneo comparar esta obra con otras ubicadas en el género de novela. Algo que caracterizó a Cortázar de todos los demás escritores de su generación, fue su estilo, auténtico y absolutamente diferente al resto, donde el carácter fragmentado es, sin lugar a dudas, un elemento que lo convierte en un autor imprescindible para todo amante de la literatura.

Pero es posible que la gran revolución de Julio haya sido el considerar que la vida cotidiana era lo suficientemente estética como para escribir sobre ella; en esto se adelantó a los demás y abrió el camino para todos los que vendrían después.

«Rayuela» es el punto de partida para entender esa ruptura existente en la realidad y para distinguir los finos hilos que separan lo normal de lo paranormal, la magia de la rutina, la libertad de la opresión…

La búsqueda constante de Cortázar

Julio Cortázar nació en Bruselas en 1914 y falleció en 1984 en París. Es uno de los autores más importantes de la segunda mitad del siglo pasado, que supo innovar profundamente las letras hispanoamericanas.

Si bien en sus relatos podemos encontrar múltiples elementos provenientes de la literatura fantástica; no se dedicó exactamente a este género. Valiéndose de estos elementos consiguió dotar a la realidad de una expresividad única, para verter sobre ella una serie de preguntas existenciales y de razonamientos sumamente profundos.

"Rayuela", una novela que contradice la norma

Una de las cosas más interesantes de su obra es su empeño por moverte como lector.

A él no le interesaba ofrecer una literatura pasiva, donde los hechos se desarrollaran ordenadamente y donde las exigencias del lector fueran casi nulas. Buscaba lectores activos, que vivieran y construyeran la propia historia, que participaran de los acontecimientos casi tanto como él y que, de este modo, le dieran vida a los personajes que en ella aparecían.

Teniendo en cuenta esta idea escribió «Rayuela», entre tantas otras obras maestras, a la que tildó de diferentes maneras, tales como antinovela, contranovela, libro infinito o agujero negro de un enorme embudo.

«Rayuela» es un clásico, le pese a quien le pese. Tiene seguidores, adeptos e incluso creyentes. Personas cuyas vidas giran en torno a este libro, que lo consideran una especie de biblia. Y este carisma tiene que ver con que se trata de una obra llena de vida, que te obliga a posicionarse en un espacio activo frente a la propia existencia, a plantearte las relaciones humanos desde diferentes puntos de vista, como si de una rayuela se tratara.

De tanto hablar de Julio y de «Rayuela» me han entrado unas ganas enormes de leerla nuevamente, así que aprovecharé la llegada del fin de semana para hacerlo. Y ustedes ¿no se han tentado?

"Rayuela", una novela que contradice la norma

Comentarios1

  • Caracola

    fascinante ! lo admiro, lo sigo, lo vivo en sus obras, que nunca me canso de leer

    saludos



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.