«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz Soler

«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz SolerLa forma en la que nos enfrentamos al paso del tiempo, a la llegada de la muerte en nuestros seres queridos y a su mirada cada vez más sobre nosotros, y la búsqueda de un hueco donde sentirse a salvo para llevar a cabo la revisión del pasado, son algunos de los temas que abarca la antología publicada recientemente por Francisco Muñoz Soler.

A lo largo de una lectura clara nos encaminamos a lo más profundo de su lírica en un libro que seguramente reúne sus poemas más intimistas y existenciales.

Aquí les dejo mi lectura sobre “Poemas selectos” un poemario en el que podemos encontrarnos con un centenar de poemas que nos permiten acercarnos a la pluma de este poeta malagueño.

Los pilares de la poesía de Francisco Muñoz Soler

Como bien lo expresa Antonio García Velasco en el prólogo, este libro se posa sobre siete ejes temáticos, aunque no se encuentra ordenado de esta forma.

Hay muchísimos poemas que denotan una preocupación existencial por el tiempo que el poeta vive y por la incógnita que representa el vacío después de la muerte.

Encontramos otros tantos que intentan poner en palabras la inquietud que supone para el poeta la consciencia del paso del tiempo, con todo lo que ello supone.

En otros poemas nos enfrentamos con las experiencias de las relaciones humanas: por un lado la gran brecha abierta entre los que ostentan el poder y los que se encuentran desvalidos y por el otro los diferentes obstáculos surgidos de las relaciones amorosas y familiares.

«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz Soler

Después hay muchos poemas centrados en describir lugares que marcaron al poeta. Entre los que está su ciudad de Málaga, La Habana y otros rincones del mundo.

Finalmente, hay un conjunto de poemas que dejan en evidencia una búsqueda por momentos obsesiva del bienestar y del triunfo frente al dolor.

A lo largo de todos estos temas, Muñoz Soler va tejiendo una historia de aciertos y fallos en los que muchos de nosotros podemos vernos representados. Podría señalarse este poemario como un camino a través de la propia vida en la que la poesía hace las veces de vértebra y de tierra fértil porque guía el curso de los acontecimientos del mismo modo que convierte una situación dolorosa o desagradable en un grito poético necesario.

Entre los textos más destacables quisiera citar aquéllos dedicados a denunciar problemas sociales. “La homofobia” representa un grito ahogado contra la injusticia de la que son víctimas los homosexuales en nuestra época y que, como lo expresa el peta, se extiende como una pandemia y se cobra la vida y el bienestar de esos desvalidos que citaba Velasco en el prólogo.

También hace eco de su poesía el sufrimiento de tantos niños en el mundo y para ello puedo citar su poema “Una insaciable injusticia devora el mundo”que concluye con una rotunda sentencia:

«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz Soler

Los grandes referentes

Hay en este libro una lectura paralela de los grandes referentes de la poesía universal: Lorca, Keats, Quevedo, Pizarnik, Dickinson; sin duda nombres que han cambiado la perspectiva de Francisco en torno al dolor, quizá también a la propia poética. Autores a los que Soler rinde un sentido homenaje.

Así nos encontramos con poemas como “Crack” o “La aurora” dos preciosas e inteligentes muestras de gratitud al poeta granadino Federico García Lorca en las que se traduce la fascinación por ciertos elementos lorquianos como la danza de los inclementes cuellos blancos y el río Hudson que marcó a fuego la poesía y el sentir de Lorca mientras se hallaba en New York.

El resto de los poetas le sirven como punto de amarre para muchos de sus poemas, en torno a los temas que más interesaron a cada uno de ellos: el amor, la rebeldía, el dolor, la soledad. Y me han resultado exquisitamente escogidas estas relaciones poéticas.

«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz Soler

A medida que avanza el libro el poeta se va hundiendo más y más en la desesperación por la cercana muerte. Así va haciendo palpable la soledad en el hueco vacío dejado por la ausencia; “Ese profundo hueco” creo que es la mejor expresión de esta idea. Y el poeta comienza a adentrarse en sus abismos para conseguir asimilar su propia identidad. Dice:

Y concluye este libro con una sentencia que podría servir para comprender el origen y el destino de toda su obra: no hay camino para la certeza porque la incertidumbre es la única cosa cierta.

“Poemas selectos” de Francisco Muñoz Soler puede ser una excelente lectura para acercarnos a la poesía de un autor intimista y arraigado a las grandes voces de la poesía española.

«Poemas Selectos», de Francisco Muñoz Soler



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.