La fugitiva ciudad de Manuel Rico

El poeta Manuel Rico fue condecorado con el Premio Internacional Miguel Hernández de Poesía, uno de los más prestigiosos en este rubro, por su obra titulada «Fugitiva ciudad«. Un trabajo donde, según lo expresaron los señores del jurado se nota una gran dedicación donde se expresa el concepto de la ciudad como símbolo y espacio donde se nutren y determinan los destinos humanos.

El poeta madrileño Manuel Rico

Manuel Rico nació en Madrid en 1952 y asegura que este lugar marcó significativamente su existencia, además la considera fundamental para los españoles de su generación (de los años ´80), porque en ella convergen la lucha por la democracia y las experiencias amorosas. Una Madrid que no sólo ha sido fundamental para la literatura, sino para todas las artes como la música.

Entre las obras más prestigiosas de Rico se encuentran «La densidad de los espejos«, «Donde nunca hubo ángeles» y «De viejas estaciones invernales«, en lo que a poesía se refiere y «La mujer muerta«, «El lento adiós de los tranvías» y «Verano«, entre las obras narrativas.

Cuando se le pregunta qué género le motiva más, con cual se siente más identificado, expresa que ambos le resultan imprescindibles, la poesía porque permite sintetizar, concentrar las ideas y los sentimientos, y la narrativa porque permite expandir, desarrollar, transformar ese impulso presente en la poesía en una historia, en un argumento que trasncurre y concluye. Ambos géneros se nutren y permiten la completud del autor.

Además de poeta y narrador, Rico es crítico literario en el diario «El País» y sus colaboraciones se publican en la sección de Babelia.

La ciudad como espacio del destino

Indudablemente para Rico una ciudad es mucho más que un conjunto de edificios alineados y ciertas normas de seguridad, implica una vida diferente, posibilidades al alcance de la mano, entretenimientos particulares. Y en esta obra no sólo rinde un homenaje a su Madrid de la juventud sino también a la Viena, la Roma, la Barcelona y aquellas ciudades que le han ayudado a crecer; además, como lo ha señalado el mismo poeta, implica un homenaje extinguido a ciertos poetas imprescindibles de nuestra era, como lo son Vázquez Montalbán, Juan Gelman y Diego Jesús Jiménez.

En el jurado de este premio se encontraban importantes personalidades de la poesía española como José Luis Ferri, Jesús Munárriz y Luis García Montero.

El poeta García Montero destacó la meditación ética donde se entremezcla lo personal con lo colectivo y además la simbología de la ciudad como eje donde nacen y se desarrollan los destinos de todas las sociedades , una mirada muy interesante y que sirve para comprender la historia de cada pueblo. Por su parte, Bellveser, mencionó la obra como un homenaje a la modernidad y a aquellos lugares que han sido fundamentales para la existencia de esta en Europa, tal cual la concebimos hoy en día.

Cabe señalar que la obra fue escogida entre otras quinientas provenientes de diversas naciones, tales como Eslovenia, Alemania, Francia, Estados Unidos, Israel, Argentina y Venezuela.

La realidad desde la mirada de la poesía

En la poesía y la narrativa de Rico puede notarse un fuerte compromiso con la realidad y la necesidad de contar aquellas cosas sin las cuales el mundo no sería igual, los dolores, las incomprensiones, la tortura. Y Madrid ocupa un lugar muy especial, porque es parte de su universo poético, el espacio donde se desarrolló como artista y como persona.

Estoy segura que la poesía española actual no puede analizarse sin mencionar a Rico, quien junto a autores como García Montero, permiten analizar la realidad desde la poesía, sin miedo de decir aquello que nadie desea oír, sirviéndose de la poesía para transformar la realidad en historia.

En lo que respecta a la crítica literaria, Manuel afirma que es sumamente importante como escritor haberle dado un espacio a este género porque esto le permitió acercarse no sólo a la obra de otros autores, indagando sobre los mismos, sino que en esa investigación también pudo acercarse a su propia obra y comprender qué cosas mejorar y de qué forma conseguir llegar a explorar su faceta artística más a fondo.

«En la medida en que uno investiga en la obra de otros autores en el fondo está buscando los resortes por los cuales uno escribe»

Rico no es un poeta más, es un indispensable autor de la memoria, no sólo la memoria de Madrid y todas esas ciudades hermosas a quienes elogia en esta nueva obra, ganadora de semejante galardón, sino de toda la memoria española y quizás universal, de los años de miedo que todos los hemos tenido, y de ese temblor y esa osadía que sentimos en nuestra adolescencia.

Algunos hicieron algo con todas esas emociones llevándolas al límite y convirtiéndose en fantásticos hombres, poetas, músicos, pintores, científicos; otros tan sólo han dejado apagarse ese fuego intenso, porque la adultez se lleva consigo toda la inocencia y la fuerza de la adolescencia.

Seguramente al leer su obra, o cualquiera de sus poemas sentirán lo mismo que yo el día que lo descubrí, que el universo cabe en un libro y que Rico sabe expresar con certeza los sentimientos más ambiguos, nos permite encontrar palabras para decir eso que no tiene palabras. Realmente me alegro que haya sido bien recibida por el jurado esta nueva obra y no puedo esperar a que salga para disfrutarla. No dejen de leerlo, les aseguro que vale la pena; de momento, les dejo este vídeo donde podrán escuchar algunos poemas recitados por él mismo.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.