«Insensatez» de Horacio Castellanos Moya

En esta nueva entrega del desván de los libros perdidos viajo a Latinoamérica. Como ya vengo diciendo desde hace un tiempo este ciclo ha dejado de ser un espacio en el que recupero textos viejos y desconocidos y ha pasado a ser una forma más de recomendar lecturas de todos los tiempos. El libro que les traigo hoy no es ni muy viejo ni desconocido, y pertenece a un autor centroamericano que nadie debería perderse. Se trata de «Insensatez» de Horacio Castellanos Moya.

Informes de la masacre

En la década del ’70 la violencia echó raíces en América Latina, para no marcharse jamás, en ella se fija Castellanos Moya e intenta entenderla como un mal endémico que de pronto es regado y sale a la superficie, devorándolo todo a su paso. En esta novela, la violencia es, por tanto, la protagonista.

En «Insensatez» nos encontramos con un periodista salvadoreño que vive exiliado en Guatemala. Su manera de trabajar compulsiva y neurótica lo lleva a descubrir una serie de documentos que ponen patas arriba sus principios y lo obligan a replantearse su trabajo. Todo comienza cuando la Iglesia Católica lo contrata para corregir unas cuartillas en las que se narra la masacre que el ejército ha perpetuado contra los nativos.

El objetivo de dicho texto es buscar razones para desmantelar la guerrilla; sin embargo, cuanto más lee, más interesado esta este hombre ateo, a entender las razones e intereses que tiene la Iglesia en todo eso. A lo largo de la lectura nos enfrentaremos con una gran cantidad de asesinatos que, por ser causados por una institución con un cierto poder no son denominados de este modo, un genocidio que no recibe este nombre, una normalización total de la violencia y la muerte.

Los variopintos personajes que pueblan esta novela nos ofrecen diversas perspectivas de una misma cosa por lo que, observarlos y empatizar con ellos, puede servirnos para entender lo mucho que podemos hacer por cambiar el curso de las cosas. A veces, cambiar la mirada puede ser una excelente idea, un paso (que lleva a otro paso y otro y otro) para estar más cerca del deseo y más lejos del dolor. Las injusticias narradas por Castellanos son realmente escalofriantes, pero es muy interesante la forma en la que él consigue avanzar sobre esos temas, alejándose de una literatura nostálgica y acercándose a la crudeza de la vida.

La violencia normalizada

Nacido en el centro de América, Horacio Castellanos ha sabido crear una obra interesantísima que reflexiona en torno a sus raíces y a la forma en la que las sociedades centroamericanas han ido mutando con el correr de los años. En esta obra en particular hace un estudio sobre la violencia endémica de muchos países de América Latina, al contar cómo el ejército ha desarmado al pueblo aborigen guatemalteco y ha llenado de sangre, dolor y violencia el mundo conocido para los habitantes del país.

Si bien Horacio tuvo en sus manos unos informes que detallaban la masacre de los pueblos nativos de Guatemala por parte del ejército, construyó en este libro una historia que se apoya muchísimo en la ficción. Parece como si intentara demostrar la raíz del miedo, del desprecio, de la violencia, más allá de las consecuencias. Haciendo uso del humor, porque en los momentos difíciles es cuando más lo necesitamos, nos demuestra lo absurdo de la realidad e intenta hacernos ver que detrás del dolor siempre hay buenas razones para seguir creyendo, incluso pese a la violencia, o a lo mejor, debido a ella.

Aunque la novela parte, y se instala, en hechos verídicos, no intenta hacer una denuncia específica, sino denunciar las miles de situaciones de violencia que han existido a lo largo de la historia, cada vez que la Iglesia Católica y el Ejército (de cualquier país) se han visto implicados. Un estudio yo pienso que nada pretencioso sobre la forma en la que nos relacionamos con la violencia y aceptamos lo que nos ponen, por insensato que parezca. En ese sentido también puede leerse como un consejo de lucha, un susurro al oído para poner en marcha el levantamiento: ¡ya basta de violencia normalizada!

Sin duda, leer «Insensatez» es una obra que puede ayudarnos a entender las muchas variantes que tuvo la violencia institucionalizada en América Latina.

 



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.