Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

Esta semana la he dedicado casi por completo a Arturo Borra, un autor cuya poesía me ha conmovido especialmente. Espero no haberlos saturado demasiado; pero tratándose de buena poesía nunca tenemos suficiente, ¿no?

En el artículo de hoy compartiré mis impresiones respecto a “Para trazar lo (im)posible”, un poemario que viene a teñir de aire fresco la poesía de lengua hispana. Si desean conocer mejor a este autor no se pierdan la primera y la segunda parte de entrevista publicada hace unos pocos días.

El extranjerismo como posición poética

En la poesía de Arturo Borra descubrí mucha nostalgia (en el sentido profundo de la palabra), cuando se encuentra vinculada al destierro. Saliendo de todo cliché y de tanto amarillismo que ronda en torno al significado de este término, Borra nos acerca a su sentido más trascendental: al punto en el que la pérdida de la tierra nos obliga a retrotraernos, a hacer cuentas y comprender que la realidad que siempre creímos intachable es un espejismo más, entre los muchos que creeremos a lo largo de la vida. Entonces, la sensación de extranjerismo cobra un nuevo matiz, en tanto y en cuanto nos permite acercarnos a una nueva realidad, que podríamos decir que se caracteriza por su condición de apátrida.

Estar lejos de un lugar, de una persona, de una idea, eso es ser extranjero. En cada lugar somos extranjeros de otra parte; y lo sabemos porque rozando ciertos límites sentimos el peso de la lejanía o la falta de aire. Ahí comenzamos a vivir desde la distancia, a planificar la vida y a entenderla basándonos en diversas perspectivas. Eso se desprende de gran parte de los poemas que habitan en este libro.

Cabe aclarar que, como nos lo ha contado,  a Arturo le interesa la idea de extranjerismo como posición poética, lo cual implica un alejamiento de todo lo conocido para sentar las bases de una nueva escritura; y en ese escribir renovado también vivir y aprender desde la distancia. Porque visto desde lejos todo cobra otro sentido, al poner bajo sospecha aquello que parece más evidente e indestructible.

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

La distancia nos permite reflexionar

Desde que la poesía existe ciertos temas como la muerte, la soledad y el amor, han tenido un cierto protagonismo en ella: desde los poemas épicos de la Antigua Grecia en los que se engrandecían las hazañas de los hombres y los valores sociales, a la crudeza del realismo, donde la belleza adquirió un matiz absolutamente controvertido.

En la poesía de Borra la muerte, la ausencia y las pérdidas también gozan de una gran relevancia; más cerca de la perspectiva realista que de los clichés usados y quemados de otros movimientos. Más cerca de la crudeza y del materialismo que de la abstracción difusa, pero con una riqueza poética que parece nutrirse de la poesía vanguardista.

A través de esta lectura nos encontramos con un autor que se siente atraído por temas relevantes como la situación actual y a quien le interesa la poesía que está viva; un poeta que lucha por cambiar la realidad, que se enfrenta a lo que le toca y que asume el compromiso de cambiar el mundo.

Entre los poemas hay algunos que son especialmente argentinos. Al leerlos me embarqué en un viaje en el tiempo. De hecho, algunos son extremadamente melodiosos, y hasta parecen extractos de un tango cargado de tristeza pero con un deje armonioso y cálido, que parece que vas a dormirte en él.

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

En todo este poemario la distancia traza huellas y horizontes. Y a través de la lectura de muchos de estos textos comprendemos por qué el poeta afirma que le interesa el extranjerismo como una posición poética.

Los colores, el ritmo y la estructura de sus poemas, responden a una búsqueda intensiva en torno a la identidad individual y al compromiso social. Además, todos ellos parecen murmurados por lo bajo, como si el poeta se resistiera a asumir la orfandad de quien se sabe en un camino nunca transitado: ¿el temor de poner en palabras la posibilidad de que todo lo conocido desaparezca, quizás?

Probablemente todos tenemos miedo. Miedo de que lo que hasta ahora conocimos se derrumbe o desaparezca sin más. Y por eso necesitamos tanto de la poesía; ella nos ayuda a darle forma a esos miedos, y nos descubre un mundo nuevo, donde la ruptura adquiere sentido.

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

La poesía como refugio

Muchas veces la vida se vuelve insostenible. En algunos casos, la realidad nos resulta extraña y no podemos reconocernos en ella y comenzamos a sentirnos como un árbol arrancado, sin algo que lo mantenga atornillado al suelo. Entonces partimos, asumiendo la certeza de que siempre seremos eso: ese árbol vivo, sin raíces, incapaz de aferrarse a un lugar, y huyendo de palabras como patria, tierra, casa.

Esa ausencia del suelo, de lo propio en consonancia con un entorno, se ve reflejado de forma maravillosa en este poemario; así como la posterior sensación de encontrar un algo nuevo en el que apoyarnos, porque todos necesitamos del cobijo y la contención. Y también es protagonista de este poemario ese nuevo hogar al que muchos llegamos, esa casa llamada poesía.

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

La lucha renovada

Hay un dolor profundo en el mundo que necesita ser puesto en palabras, y en muchos de estos poemas nos topamos con la ira que bulle dentro de quien entiende la débil línea que divide lo justo de lo que no lo es. Sin embargo, quiero aclarar que pese a lo que puede parecer, la poesía de Borra no es para nada derrotista, detrás de cada una de sus palabras se desprende una luz que ilumina las letras. Una esperanza que consiste en construir con aquello que está a nuestro lado, para trabajar por un mundo mejor.

Y al final no está la resignación, sino la lucha renovada. Por eso, este poemario se cierra con una serie de versos que giran en torno a la crisis y a la situación social actual. Así como el resto de los poemas, esta parte está íntimamente relacionada con el título del poemario.

No resignarnos consiste en idear un espacio donde aquello que nos dicen que es imposible no lo sea tanto, que en verdad en la misma palabra se abren nuestras posibilidades para convertir la realidad en lo que necesitamos para seguir resistiendo. Termino este artículo con otro fragmento y les recomiendo que lean este fabuloso poemario.

Impresiones sobre «Para trazar lo (im)posible», de Arturo Borra

Comentarios1

  • Nhylath

    Gracias Tes por la información sobre la trayectoria del autor de "Para trazar lo (im)posible: Arturo Borra!
    Nunca nos saturas en cuanto al conocimiento de grandes poetas , escritores y hasta de las clases de gramática... al contrario, revisamos con gran interés nuestra bandeja de correo buscando tus artículos!
    Salud!

    • Tes Nehuén

      ¡Qué halago, Nhylath! ¡Muchas gracias por tus bonitas palabras!
      Un abrazo enorme.



    Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.