Ian Gibson y Federico García Lorca

Hace apenas unos días Ian Gibson estuvo en Málaga presentando su última obra titulada «La berlina de Prim«. Ian aprovechó la ocasión no sólo para hablar de su primera novela, sino también de su pasión por nuestro idioma y su gran devoción por García Lorca, poeta del que suele decir «es el desaparecido más célebre de la Guerra Civil Española«.

En este artículo, podrán encontrarse con algunos datos sobre la inmensa investigación que ha realizado este distinguido hispanista y su última publicación. Además, les cuelgo una entrevista que, lamento la baja calidad del audio pero me ha parecido sumamente interesante.

Sobre Ian Gibson

Ian Gibson nació el 21 de abril de 1939 en Dublín (Irlanda) y es un importante hispanista que se ha destacado por explorar los secretos de la guerra civil en España y sobre todo estudiar la poesía de la Generación del 27.

Gracias a su exhaustiva investigación pudieron desvelarse las condiciones en las que fue asesinado Federico García Lorca, uno de los poetas más importantes de este período.

La relación de Gibson con la literatura y con el idioma español en general comenzó cuando ingresó en el Trinity College de Dublín; allí debió optar por una de las lenguas románicas y escogió el español. Cuenta que tuvo un magnífico profesor muy apasionado de Rubén Darío que le supo mostrar la poesía española y que lo incentivó a leerla. En cuanto salió de su primera clase, compró la obra «Azul» de dicho autor y gracias a ella comenzó a aprender el idioma.

Más tarde se acercaría a la obra de García Lorca y quedaría absolutamente prendado de su lírica y con ella de todo lo que tuviera alguna conexión con su tierra.

Su primera obra se llamó «La represión nacionalista de Granada en 1936«, a la que le siguió pronto uno de las más reconocidas de todas sus creaciones «La muerte de Federico García Lorca«; ambas fueron prohibidas en España debido a su clara denuncia al régimen todavía vigente.

Posteriormente continuaría investigando y sacando a la luz otras muertes terribles que tuvieron lugar en suelo español, como la de José Calvo Sotelo o las matanzas de Paracuellos.

Además, como biógrafo ha escrito acerca de la vida de Rubén Darío y Antonio Machado, entre otros autores, y actualmente trabaja sobre una biografía sobre el cineasta Luis Buñuel.

La berlina de Prim

Así se titula la última obra de Gibson en la cual indaga sobre la muerte de Juan Prim, otro personaje de la historia española que fue asesinado y cuyo caso, según expresa Gibson, «no quiso resolverse«. El mismo tuvo lugar el Madrid el 27 de diciembre de 1870 y aún no se ha esclarecido.

Ésta es la primera novela de este importante hispanista y gracias a ella ha conseguido el XVII edición del Premio Fernado Lara.

A Gibson le apasiona esta tierra y sobre todo lo que en ella ha ocurrido, asegura que existe una amnesia casi total con la historia de la cual una de las principales responsables es la derecha, por no admitir su culpa y sus errores y continuar echándole la culpa a la izquierda.

En la novela, su protagonista es un irlandés llamado Patrick Boyd que es un periodista que llega a la península con la misión de descubrir cuáles fueron las circunstancias de la muerte del general.

Este Boyd a su vez, era hijo de Robert Boyd un irlandés que se había casado con una muchacha de Andalucía y había sido también asesinado en dudosas condiciones en Torrijos, muy cerca de la ciudad de Málaga.

A partir de esa misión, Boyd se encontrará con una España totalmente diferente, en las vísperas del golpe militar que terminará con la I República, y descubrirá a un montón de personajes ineludibles de este período dramático de la historia española.

El Crimen de Prim

En España hay crímenes que continúan cubiertos en una nebulosa. Que 76 años después del fusilamiento de García Lorca todavía no se conozca de forma fehaciente el lugar de su muerte y que no se haya encontrado su cuerpo es absolutamente lamentable; y también lo es el escaso esclarecimiento sobre la muerte del General Prim.

Prim era un destacado liberal que había nacido en Tarragona en 1814 y se hizo popular por sus incansables labores como defensor de dichas ideas. Primero frente a los carlistas, más tarde en Marruecos y posteriormente participando en varias conspiraciones contra el regímen borbón, de características probadamente corruptas.

Pero su fundamental hazaña fue dirigir la revolución que recibió el nombre de La Gloriosa y a través de la cual se consiguió destituir a la reina.

Prim se convirtió en uno de los personajes más importantes de la I República Española; pero cuando propuso la formación de una monarquía parlamentaria, trayendo un rey extranjero se presume que cavó su propia fosa. No se sabe demasiado sobre su asesinato, sin embargo casi todas las hipótesis apuntan a un solo hombre el duque de Montpensier, quien deseaba hacerse con la corona de dicha monarquía y veía a Prim como una verdadera amenaza para llevar a cabo su objetivo.

Gibson y Lorca

Federico García Lorca es uno de los poetas más adorados por Gibson. Al llegar a España y notar que había un gran encubrimiento a la verdad acontecida durante la Guerra Civil. Gracias a la labor de Gibson se conoció al asesino de Federico, Ramón Ruiz Alonso, de quien el hispanista (confrontando diferentes declaraciones) dijo que se había jactado de ser el autor de semejante barbaridad.

Lorca lo tenía todo para ser asesinado, era simpatizante de la revolución, un activista confiado de que un cambio era posible, estaba en contra de las ideas tradicionalistas y machistas y, como frutilla del postre, era homosexual. Lo que se sabe de aquella trágica muerte acontecida en Fuente Grande, en la localidad de Alfácar ubicada en la provincia de Granada el 19 de agosto de 1936 fue cuidadosamente premeditado, al punto tal que fueron destruidas todas las pruebas y quedó impune, continúa estándolo aún al día de hoy.

Ruiz Alonso, después de haber manifestado en círculos privados que había sido el autor de dicho asesinato, sin embargo, negó las posteriores acusaciones que se le hicieron. Lamentablemente y pese a los diferentes testimonios que lo indicaban como actor del hecho, nunca se pudo probar dicho acto y Ruiz Alonso se exilió en Estados Unidos, tras la muerte de Franco. Murió en ese mismo país en 1977.

Cuando leo a Gibson o escucho acerca de la muerte de Federico no puedo contener las lágrimas; y cuando pienso en que su autor no ha recibido el castigo que se merecía una ruda impotencia se apodera de mis sentidos. Posiblemente Federico sea lo mejor que haya dado y que de la literatura española de todos los tiempos. Me inclino a pensar como Gibson que todavía queda mucho por hacer por la memoria histórica de España y sobre todo, con respecto a los acontecimientos de un período que no está tan lejos y del que todavía no hemos conseguido saberlo todo.

Comentarios2

  • Clarissa T.

    Sigo a este escritor desde hace algún tiempo, y admiro sus investigaciones no exentas de polémica, él es polémico, pero me gusta su tenacidad por esclarecer los hechos y por importarle lo que ocurrió en nuestra historia reciente. Aún no he leído esta novela, pero está dentro de mis próximos libros a leer.
    Buen artículo.

  • Edna Diaz

    Yo amo a Lorca y es injusto que fuese repudiado por Dalí y que según las investigaciones Dalí era gay de closet y que por eso se casó con Gala. Me alegra que fuera infeliz por lo que le hizo a Lorca en sus años de juventud. Aunque respeto al artista, pero como ser humano dejaba mucho que desear según lo que ha escrito Gibson. Ha hecho un buen trabajo de investigación con el caso Lorca.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.