Historias ingrávidas de Valeria Luiselli

Recientemente me he encontrado con una escritora mexicana de la que desearía hablarles. Su nombre es Valeria Luiselli y en su primera novela, “Los ingrávidos” ha dado vida a uno de los poetas mexicanos por excelencia Owen.

No es la primera publicación de Valeria, pero sí su primera novela. Debutó hace unos años con un libro de ensayos narrativos cuyo título es “Papeles falsos” y que recibió elogios de importantes intelectuales, entre los que se encuentra la inmensa autora mexicana, Margo Glantz.

Aún no he leído la obra titulada “Los ingrávidos”, así que lo que podré contarles tiene que ver con lo que he leído y lo que me inspira esta autora.

Las manías de Owen

La obra se encuentra narrada en dos voces. Por un lado, la de una editora obsesionada con la poesía de Owen y que busca por todos los medios que sea traducido al español; por el otro se encuentra la voz del propio Owen, mientras comienza a escribir esos poemas.

Gilberto Owen se construyó a sí mismo como un fantasma y esa manía de pesarse a diario y de preguntar si había aumentado o no de peso, tiene que ver con un miedo atroz a desaparecer, según lo explica Valeria, quien consigue darle vida a este poeta mexicano, en un espacio de ficción, pero rescatando su esencia.

Cabe señalar que Valeria afirma que este libro no intenta ser una iniciación a Owen, de hecho es una obra que puede ser comprendida más allá de la existencia de este poeta, como si se tratara tan sólo de un relato de ficción. De todos modos, entre los deseos de Valeria se encuentra el que este poeta sea traducido y leído, pues considera que ha hecho cientos de obras maestras que podrían ayudar a entender el mundo y sobre todo la realidad de los poetas en los años ´20 en la ciudad de New York.

Ingrávidos fantasmas

En “Los ingrávidos” se narran dos historias, las de la editora y la del poeta Owen de una forma magistral, basta con leer las críticas recibidas. Muchos han calificado a esta primera novela de Valeria como “Compleja, profunda y moderna“.

La editora es una mujer joven que tiene dos hijos y que comienza a recordar su pasado, en Nueva York, donde trabajaba de editora. En ese período su jefe le había exigido que le encontrara un Bolaño, y ella le presentó al poeta mexicano Gilberto Owen, quien había vivido en New York durante los años ´20; pero su trabajo fracasa y se vuelve a México. Ahora muchos años después se sienta a escribir “una novela silenciosa, que no despierte a los niños“, una obra donde Owen aparece como primer protagonista y ella misma como segundo; en un tiempo y un espacio diferente, cuando ambos eran otras personas.

Ambas historias muestran a dos personas que se van afantasmando, van dejando de ser quienes eran y perdiendo el encanto de la vida convirtiéndose lentamente en seres invisibles, inapreciables para el mundo. Son dos seres que de pronto pasan a ser habitados por entidades ajenas, por fantasmas del pasado que los seducen hasta conseguir que pierdan el control sobre sus vidas. Dos seres que se encuentran y se pierden en el metro, ella encuentra a Owen…él no puede verse a sí mismo, porque ha cambiado tanto al punto de no reconocerse.

¿Por qué New York?

Al comprender que la historia se desarrolla en New York, posiblemente muchos aficionados a la literatura hayan querido huir despavoridos, es un espacio ya muy utilizado y trillado, pero al escuchar de boca de la propia autora las razones por las cuales la historia debía realizarse allí, comprendemos que no es por mera moda, sino porque en verdad a ella le interesaba la situación de los poetas extranjeros en Estados Unidos en los años ´20.

El retrato de esta New York poco tiene que ver con el cliché que encierra esta ciudad. Se lo muestra desde la mirada perdida de los personajes. Desde los ojos de ese joven poeta, de su relación con García Lorca y de la riqueza literaria que este espacio significó para él y para la poesía; y de los ojos de la editora, cansada en la rutina de madre y esposa y con poco tiempo para escribir.

En esta obra Valeria Luiselli consigue una obra homogénea a partir de cientos de fragmentos, donde cada vida puede contender muchas otras. Una obra, que más que tentadora, parece de inevitable lectura ¿No les parece?. Será cuestión de leerla, ya les contaré qué tal.

Los papeles falsos de Valeria

La obra previa de Valeria se llamó “Los papeles falsos”. Está formada por varios ensayos literarios, así la concibió Valeria, aunque la crítica se atrevió a comentar que eran varios fragmentos de un todo que podía ser caratulado como una novela.

Valeria asegura que escribir un ensayo intentando no quedar completamente al descubierto puede ser una tarea absolutamente compleja, ya que en la mayoría de los textos pertenecientes a este género se puede encontrar un despliegue vulgar y excesivo de intimidad. Asegura, por otro lado, que a ella la ayudó comenzar con ensayos filosóficos, para conseguir mezclar el género ensayístico con la novela.

Breve biografía de la autora

Valeria Luiselli nació en Ciudad de México en 1983. Estudia filosofía y escribe, según lo ha contado en diversas entrevistas, sin demasiadas estructuras. Es constante, pero su dedicación es concentración máxima en períodos cortos, algo similar a lo que le ocurre a la editora de su novela.

Según las críticas, su primera novela cuenta con un estilo claro, donde permite que el lector sienta los titubeos de los personajes y se identifique con las ironías y las formas en las que ellos se alejan del mundo, para afantasmarse, en esa búsqueda de un amor verdadero donde cobijarse, donde descansar, a fin de dejar de ser ingrávidos fantasmas de sí mismos.

Cuando se le pregunta acerca de esta novela, Valeria dice:

“Es una novela horizontal, contada de forma vertical sobre gente afantasmada. Que se murió en un lugar para vivir en otro”.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.