«Frío» de María Victoria Vázquez (Textos Intrusos)

Te invitamos a leer «Frío», un libro de relatos de María Victoria Vázquez (Textos intrusos).

 

Dice Marcelo Rubio en el prólogo de «Frío» de María Victoria Vázquez (Textos Intrusos) que se trata de un libro con historias imposibles trabajadas minuciosamente. A esta idea habría que agregar que estas narraciones no sólo juegan con elementos fantásticos sino que transitan ese espacio donde la fantasía coquetea con el horror, y este trabajo narrativo otorga al libro un carácter sólido y atrapante. Te invito a leer este conjunto de historias y a descubrir el trabajo de esta escritora argentina.

 
 

Narrativa del horror de las plagas

«Frío» nos presenta un conjunto de historias que están a mitad de camino entre el realismo y esa fantasía sórdida que inauguró en nuestra narrativa el genio de Leopoldo Lugones y al que le han seguido los pasos autores de la talla de Silvina Ocampo, Sara Torres y Jorge Luis Borges. De hecho, aquí muchas de las historias nos pueden hacer pensar en la obra de Valeria Fiz o en el universo sórdido de Mariana Enriquez, por seguir aferrándonos a la narrativa rioplatense. No obstante, Vázquez no tiene nada que envidiarles a estas autoras, con su decir auténtico construye historias atractivas que mantienen el suspenso y que nos desconciertan.

Entre los temas fundamentales sobre los que caminan estas historias habría que destacar la búsqueda de una raja en el orden social para explorar nuevos senderos. Esta cualidad se asoma a casi todos los cuentos. El disparador del conflicto suele ser un elemento externo que aparece para romper una fingida armonía. Entre los cuentos en los que más se nota este quiebre habría que señalar «Colonización», donde la aparición de diversas plagas van poniendo a la protagonista al borde de la locura.

El tono de los cuentos se sostiene desde la certeza en la mayoría de los casos. La narración parece tejida por una voz firme que por desconsolada o aturdida que se halle siempre mira hacia delante. En ese sentido hay mucha luz en los cuentos, lo que vuelve más agradable la lectura. Personalmente, me habría gustado una mayor variedad en el tono narrativo, para que fuera una lectura más variopinta y se notara la distancia entre los diversos personajes. Me parecen más ricos los libros de cuentos que se ofrecen como un gran palimpsesto de voces.

El final de la ternura

Entre las cosas más destacables del libro no me quiero dejar fuera ese juego entre inocencia y madurez. La ruptura de la puerilidad por el asomo de una certeza o una experiencia que interrumpe la infancia se aparece en varios cuentos y Vázquez lo dibuja maravillosamente. El cuento «Laberinto» es un muy buen ejemplo de ello. Por otro lado, encontramos un juego de duplicidades, de dobles, que se aparece en cuentos como «Única», «Fraude» y «Fuego», donde se hace más presente la distancia entre realismo y fantasía porque aparece como protagonista la percepción y la influencia del afuera en la propia percepción.

Hay dos cuentos en este libro que me gustaría destacar. «Cómplices» y «Troglodita»: en ellos Vázquez nos ofrece dos cosas que valoro mucho en el cuento el uso de la imaginación, y la exploración de un tono peculiar.

«Cómplices» es una revisión de la Pasión de Cristo desde una perspectiva novedosa. Le da una vuelta de tuerca a la historia y trata de otorgar realismo a la leyenda a través de un entramado interesante. Un cuento que a su vez permite una lectura sobre las historias que nos contamos, y las muchas mentiras que habitan en aquello en lo que creemos.

«Troglodita» es el cuento mejor logrado. Sobresale porque tiene un tono propio que se desmarca completamente de los otros. La voz de una niña con problemas de obesidad, que intenta entenderse y entender el mundo que la rodea. Aquí Vázquez trabaja de forma lúcida la idea de culpa y sus mecanismos para asentarse en lo más profundo de nuestra psique. El único problema que le veo es que tratándose de un cuento tan potente lo mejor habría sido ubicarlo al comienzo de la obra: habría sido un potente punto de partida para el libro. Estamos ante un cuento conmovedor, escrito con gracia y buen gusto, que denota que hay detrás de este libro una autora cuidadosa del detalle y con una gran imaginación narrativa.

En definitiva, «Frío» es un libro entretenido y muy bien escrito que intuyo puede ser de lectura muy interesante para cualquier amante del relato.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.