Un espacio propio para la Biblioteca de Mujeres

Para los que creen que no estamos haciendo nada. Para los que se levantan cada día pensando que las cosas y las personas no cambian. Para ellos escribo hoy. Para hablar de un proyecto que está resonando muchísimo en las redes y que me parece de una importancia exquisita. Se trata de la Biblioteca de Mujeres de Madrid que funciona desde hace tres décadas y sin embargo no tiene un espacio propio.

¿Qué es la biblioteca de mujeres?

Para hablar sobre este proyecto debemos viajar al año 1985, cuando Marisa Mediavilla Herreros decidió crear un espacio de consulta en el que se pudieran encontrar libros escritos por mujeres, ninguneadas por el sistema y que lentamente iban cayendo en el olvido. Su objetivo era dejar constancia de toda la potencia (y la importancia) que el movimiento feminista tuvo para la historia de España; y aportó para ello su experiencia como bibliotecaria y documentalista y su precioso tiempo. Así nació la Biblioteca de Mujeres.

Al poco tiempo de su fundación se sumó al proyecto la filóloga Lola Robles Moreno, que continúa colaborando con él. También muchas otras personas colaboraron desinteresadamente a lo largo de los treinta años e hicieron posible que siguiera funcionando.

Treinta años de vida y, sin embargo, la biblioteca carece de un sitio propio. Durante unos años tuvo su sede en la calle Barquillo 44, un sitio absolutamente significativo para el movimiento feminista durante el franquismo. Allí se fundó y allí funcionó durante sus primeros 12 años. Pero pronto el espacio les quedó chico, porque la cantidad de volúmenes crecía y crecía, y fue necesario buscar un nuevo emplazamiento. Así llegaron a la calle Villaamil 12, donde se encuentra el Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid. Pero finalizado el convenio de 10 años, las guerreras de la biblioteca fueron desalojadas, con miles de volúmenes sobre la espalda.

Sin recursos económicos ni ayuda de ningún tipo, en el año 2006 la Biblioteca de Mujeres pasó a pertenecer al Instituto de la Mujer, que es el organismo que se encarga de gestionarla y mantener al día la catalogación de las obras. Actualmente puede visitarse en el Museo del Traje, en el número 2 de la Avenida Juan de Herrera.

Un cuarto propio para la Biblioteca de Mujeres

Hay quienes dicen que no hemos venido a esta vida a luchar sino a vivir, a ser felices. Hay días en los que estoy muy de acuerdo con esta frase. Sin embargo, en ocasiones, la lucha se hace inevitable y necesaria. La negación sistemática y sistémica que ha vivido el colectivo feminista en España es sumamente llamativo. Suele mencionarse a las americanas de los cincuenta y sesenta como referentes ineludibles de una época de lucha y reivindicación, sin embargo rara vez aparecen los nombres de las nuestras resaltados. El hecho de que muchos de nosotros no conociéramos la existencia de la Biblioteca de Mujeres es un hecho irrefutable de esta sentencia. Por eso, en ocasiones, en épocas como ésta, la lucha está íntimamente relacionada con la existencia, porque si no te dejan vivir-perdurar, entonces tienes que hacer algo.

Memoria histórica. Esa es una de las palabras que podría definir con mayor precisión lo que este proyecto implica. La búsqueda de una genealogía de la literatura y el pensamiento feminista en España a lo largo de los últimos siglos. En más de 30.000 volúmenes, entre los que podemos hallar libros descatalogados y una buena colección de tebeos, carteles y sellos, se reúne un tesoro cultural elaborado por mujeres, y recogido por las laboriosas personas que han colaborado con este proyecto de forma desinteresada, porque creían en él. Y es que ¿se puede no creer en algo así?

El cuarto propio para la #BibliotecadeMujeres

De lucha y reivindicación va la vida, porque ese puede ser un bonito camino para sentirse a gusto (y a salvo); por eso, si tienes la suerte de estar en Madrid este sábado, te animo a acercarte al Parque del Retiro donde tendrá lugar un encuentro fascinante entre mujeres de oro.

Primero (a las 13.00) habrá una mesa redonda sobre la genealogía de mujeres en España, que coordinara Carmen G. de la Cueva, fundadora de La Tribu y una figura esencial para la difusión de la literatura feminista en España (sólo por darle un abrazo a ella vale la pena caerse al parque ese día), y del que participarán otras figuras deliciosas de nuestra literatura (cuyos nombres puedes ver en el cartel que hay al pie de este párrafo). Al terminar (a las 14.00) habrá una lectura poética. El objetivo es visibilizar el trabajo de las guerreras de la Biblioteca de Mujeres y exigir un espacio público en el que puedan continuar trabajando como hasta ahora.

Además, los que no tenemos la oportunidad de acercarnos en persona podemos colaborar de forma virtual, subiendo una foto a nuestras redes sociales con la frase “Un cuarto propio para la #BibliotecadeMujeres”. ¡Anímate a sumarte a esta lucha necesaria e histórica!

Confiemos en que el mundo cambia y en que toda labor enfocada en la memoria histórica y en la cultura aunque tarda tiempo en germinar, tarde o temprano deviene en frutos.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.