«Del asesinato considerado como una de las bellas artes» de Thomas de Quincey

"Del asesinato considerado como una de las bellas artes" de Thomas de QuinceyHoy les traigo otro libro rescatado de nuestro desván de los libros perdidos. Se trata de un libro titulado «Del asesinato considerado como una de las bellas artes» y fue escrito por Thomas de Quincey en el siglo XIX.

Es importante mencionar que este libro fue un puntal de referencia para el trabajo de uno de los cineastas más reconocidos en el género del terror. Estoy hablando obviamente de Alfred Hitchcock. ¿Quién no ha sentido verdadero terror al mirar alguna de sus pelis (o todas)?

Las pasiones de Quincey

Thomas de Quincey fue conocido como el opiómano que escribía. Su afición a estas dos pasiones: el consumo de opio y la escritura lo llevaron a trabajar el lenguaje de una forma particular. Sus textos son hilarantes a la vez que oscuros y ofrecen una visión compleja de lo que se escondetrás de un asesinato. Fue un autor que dejó claro que aparte de las consideraciones legales en las que él no interfería era importante analizar a los asesinatos no como actos morales sino como piezas estéticas, como obras artísticas, y valerse de las bases del buen gusto para emitir un juicio certero.

Para de Quincey es de mejor gusto decantarse por formas tradicionales de asesinar, como el corte de garganta,

Además de Quincey hace un repaso de todas las ventajas que tiene el ser asesinado (librarse de enfermedades y otros problemas que conlleva la simple existencia); ventajas que no se tienen si uno no es un posible candidato a que le roben la vida. A su vez, analiza en la obra de forma puntillosa el crimen como un acto rodeado de estética en el que es indispensable poner todo de nosotros para encontrar la forma de expresarlo y conseguir una verdadera obra de arte.

"Del asesinato considerado como una de las bellas artes" de Thomas de Quincey

Una vida de infortunios

La vida de Thomas de Quincey estuvo marcada de infortunios. Nació en Manchester (Reino Unido) el 15 de agosto de 1785 y falleció en Edimburgo el 8 de diciembre de 1859. Su padre falleció cuando Thomas era niño y para él fue un hecho sumamente traumático que lo llevó a encerrarse, negarse a los mimos y cuidados de su madre y, finalmente, fue el hecho fulminante que lo motivó a dejar la casa materna.

Según él mismo lo narrara su huida no le trajo nostalgia sino la sensación de haber obrado correctamente. Quizá al conocer este detalle podemos acercarnos aún más a su forma de entender la vida… y la muerte.

Sin dinero y en la más profunda de las soledades se vio involucrado en situaciones límite que poco a poco le llevarían a inclinarse por el consumo de opio que se convertiría en su fiel compañero hasta la muerte. El opio y la literatura, como ya lo he dicho, consistieron en sus mayores pasiones, a las que se entregó en cuerpo y alma.

De de Quincey es autor de famosísimos títulos, tales como «Cartas a un joven cuya educación ha sido descuidada», «Sobre el suicidio», «El rey de Haití» y «Sociedades secretas», los cuales han sido leídos con afán y continúan situándose en muchos círculos literarios como obras imprescindibles de la literatura clásica anglosajona.

"Del asesinato considerado como una de las bellas artes" de Thomas de Quincey

Hacer del asesinato una obra de arte

Al internarnos en esta historia nos encontramos con un narrador que pertenece a una sociedad secreta llamada Asociación de los Amigos del Asesinato quienes trabajan en conjunto para desvelar las razones por las cuáles se cometen los crímenes en la ciudad. Es decir, cada vez que tiene lugar un asesinato, el grupo se reúne para debatir en torno a la identidad del asesino y debaten el propio asesinato desde un punto de vista absolutamente estético.

El narrador está convencido de que asesinar es algo negativo y un hecho totalmente reprobable pero considera, sin embargo, una vez que se ha decidido cometer un asesinato lo es importante poner por delante de las acciones el buen gusto. Es necesario rodearlo de elementos estéticos para que lo eleven un poco y no termine siendo englobado en la categoría de mera carnicería. En este libro de Quincey recuerda los asesinatos más famosos de la historia y analiza el factor estético de cada uno. Concluye argumentando que el de Caín fue el más sublime y que este personaje bíblico es uno de los genios del asesinato de todos los tiempos.

Escrito con humor y un peculiar estilo del gusto, del buen gusto, este libro puede ser ideal para leer tranquilamente en noche de brujas o en un momento defensas bajas para disfrutar aún más de él, para dejar que la obra nos penetre y nos permita conocer los recovecos de la escritura de Quincey.

Es esta una pieza clásica e indispensable del humor británico; pero por alguna razón en los países de habla hispana casi podría tratarse de una obra de culto. Por eso quise rescatarla. Espero que les haya gustado y que se animen a leerla. Nos vemos pronto en otro artículo sobre libros olvidados.

"Del asesinato considerado como una de las bellas artes" de Thomas de Quincey

Comentarios1

  • El Ángel Solitario

    Interesante aporte, gracias por al recomendación, lo anotaré en mi lista de libros por leer.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.