La crueldad en los cuentos infantiles

La presencia de la crueldad y el horror en los cuentos que leemos de niños es un tema que siempre da lugar al debate. Para lograr comprender profundamente este tópico puede iluminarnos mucho la lectura de “Psicoanálisis de los cuentos infantiles” de Bruno Bettelheim, donde se realiza un exhaustivo análisis sobre él, aclarando las eternas controversias que giran en torno de él.

Pilares de la literatura infantil

Los requisitos que debe tener un cuento para enriquecer de verdad la vida de un niño son: conseguir motivar su imaginación, ayudarle a desarrollar su capacidad intelectual y aclarar sus emociones.

Es importante que el cuento no sólo ayude al niño a encontrar sus propias aspiraciones y le encamine para reconocer sus dificultades, sino también que le sugiera maneras de encontrar soluciones, que no lo deje desamparado. Con este aporte el niño conseguirá afirmar su confianza en sí mismo y en el futuro.

Los cuentos infantiles poseen la particularidad de hacer referencia a los problemas humanos universales, intentan preparar a los niños para enfrentarse con el mundo, donde la crueldad es moneda corriente. El valor inestimable de los cuentos de hadas está en que ofrecen a la imaginación del chico nuevas formas de entendimiento, a través de la ilustración de nuevas dimensiones, el niño puede comprender su mundo; además aportan imágenes, símbolos, y todo tipo de elementos que lo ayudan a estructurar sus propios ensueños y a canalizar sus problemas de forma más satisfactoria, mejorando notablemente su vida.

Cuentos de hadas y literatura moderna

Las historias infantiles modernas, a diferencia de las tradicionales de hadas, no tocan temas fundamentales para el desarrollo de las emociones de los individuos, como la muerte o la vejez, que marcan el límite de nuestra existencia, banalizando el acto de vivir; mientras que, los cuentos de hadas ayudan al niño a enfrentarse con estos límites y a saber qué hacer con ellos, lo preparan para tener consciencia de los conflictos humanos básicos.

Los cuentos de hadas no entienden de grises, en ellos todo es extremo, y todo se halla simplificado pero no es banal (todo puede tener una doble interpretación y ser absolutamente enriquecedor para la mente del niño).

Como adultos, gracias a nuestra madurez, somos capaces de saber que la línea que divide el bien y el mal no está tan clara, incluso puede difuminarse; pero los niños necesitan que se marque bien la diferencia entre ambos extremos, pues como aún no han formado su universo emocional, no entienden de ambigüedades.

Dicho esto sólo resta aclarar que la presencia de estos extremos yuxtapuestos no es la de provocar que el niño adquiera la conducta adecuada, sino plantearle la existencia de los extremos, en una etapa donde la ambivalencia no tiene cabida, para ayudarlo en su formación. Esta polarización presente en los cuentos de hadas, ayudan a que el niño tome la decisión fundamental: ¿de qué lado quiero estar, del lado del héroe o del otro?. Al elegir estar del lado del héroe, escoge el camino de la virtud, entonces el objetivo del relato se ha cumplido, el niño toma partido.

“Las elecciones de un niño se basan más en quién provoca sus simpatías o su antipatía que en lo que está bien o está mal. Cuanto más simple y honrado es un personaje, más fácil le resulta al niño identificarse con él y rechazar al malo. El niño no se identifica con el héroe bueno por su bondad, sino porque la condición de héroe le atrae profunda y positivamente.”

Poner en palabras las emociones más profundas

La presencia de la crueldad: madres o madrastras malvadas (Cenicienta), padres que abandonan a sus hijos (Hansel y Gretel), muerte de uno de los progenitores (Bambi), y otros dramas terribles, puede parecer a simple vista un hecho reprobable en los cuentos infantiles; sin embargo, es interesante, analizar este elemento desde otra óptica.

Básicamente, lo que se intenta a través de estos elementos, es plantear un problema existencial de forma concisa y lograr que el niño entienda la presencia del dolor en la vida y pueda hacer algo con ella, poniéndose de uno u otro lado (del lado del héroe o de los enemigos) conseguirá una u otra vida.

El niño a poco de ser se encuentra asaltado por conflictos internos provenientes de sus impulsos primarios y de sus emociones más profundas.

Para conseguir ponerles un nombre y comprender su propio universo, busca apoyo en lo que se le ofrece, los cuentos deberían proporcionarle ese espacio donde se sienta seguro; sin embargo, los cuentos infantiles modernos evitan estos temas imprescindibles y no colaboran con el entendimiento de los sentimientos de soledad, aislamiento, tristeza, abandono, dejando que se cree en el individuo una angustia que puede hacer estragos en su interior; al no poder poner en palabra estos sentimientos es que busca maneras diferentes de hacer catarsis de los mismos.

Así, el miedo a la oscuridad, a algún animal, la angustia respecto a su propio cuerpo, el miedo al abandono, son pruebas de que el universo infantil y rosado que creemos posee el niño está siendo invadido por las sombras de los conflictos existenciales.

Las historias de hadas le dan especial importancia a estos conflictos, se toman muy en serio estos problemas existenciales y le ponen un nombre a todo ese conjunto de sentimientos contradictorios que se abarrotan en la cabeza del niño: temas presentes de forma clara en los cuentos de hadas son la necesidad de ser amado, el temor a que se crea que uno es despreciable, el amor a la vida y el miedo a la muerte.

Comprender los cuentos de hadas

¿Los cuentos de hadas son crueles? Sí. ¿Es esto necesariamente malo? No. Es importante que ya desde pequeños nos ayuden a entender la existencia del mal, de la muerte, de las humillaciones, de los peligros que existen en el mundo.

El resultado de lo que esos cuentos signifiquen para cada niño estará en los mayores que sean los encargados de acompañarlo en esa etapa. Es fundamental que puedan aportarle al niño todo tipo de explicaciones positivas, a fin de que pueda comprender que los cuentos no son sólo cuentos y que la importancia de ellos está en lo que podamos entender de nuestra propia existencia a través de los mensajes subliminales.

La forma en la que la crueldad presente en los cuentos infantiles no haga estragos en sus universos emocionales está íntimamente ligada a la contención que el niño reciba en su entorno, y al aporte que los adultos hagan para la comprensión de esas historias.

Comentarios1

  • mEmR

    Un buen articulo para aclarar las dudas de los padres y todos los que leen cuentos a los ninos; ya que muchas veces sentimos que la crueldad de los personajes podria afectarlos. Con este articulo tenemos mas elementos de juicio para entender y explicarles sus inquietudes. Yo creo que los cuentos son muy didacticos y pueden ayudarnos a llegar a sus mentes infantiles con mas facilidad para lograr que desarrollen su personalidad y actitudes ante la vida. Tambien pienso que los cuentos actuales tienen temas de tecnologia y actualidad, lo cual esta muy bien, pero obvian los temas trascendentales de la vida, muerte, bien y mal.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.