Consejos para aprender a disfrutar de la lectura

Consejos para aprender a disfrutar de la lecturaAna leía muchísimo y cuando conoció a Pablo se enamoró de él, pese a que él no sentía ni un ápice de interés por los libros. A los dos años de convivencia, Pablo gastaba todo su sueldo en libros y se pasaba todo el tiempo libre leyendo. Eso es lo que sucede cuando la pasión lectora se transmite de una persona a otra. El gusto por la lectura es algo que se cultiva, pero que no nos llega a todos del mismo modo. Sobre el gusto por la lectura y las formas adecuadas de acercarnos a ella escribo en este artículo.

La lectura que se contagia

La lectura es algo contagioso; aunque no siempre. Muchas veces se da que conocemos a alguien apasionado por un determinado autor y que nos motiva a leerlo y, de pronto, nos vemos también sumidos en el acto devorador de libros. Pero a veces, por mucho que nos crucemos con personas que leen nuestro gusto por la lectura no se despierta. ¿Por qué? ¿A qué responde este descubrimiento exactamente? Intuyo que no es un problema relacionado con la vocación por la lectura sino con el enfoque que demos a esta actividad. Es decir; el problema no reside en nuestros intentos de acercarnos a la lectura sino en el modo en que lo hacemos. En ese pequeño detalle reside el despertar o el constante adormilamiento de nuestra vocación lectora.

Muchas personas sólo leen textos relacionados a su profesión: ensayos, manuales y material necesario para el desarrollo de su trabajo diario. Si bien en muchos casos no hay dentro de esas personas potenciales lectores, la mayoría no lo sabe. Como no se ha animado a explorar otros terrenos como el de la narrativa o la poesía, no sabe realmente lo que se está perdiendo y si podría interesarle la lectura como ocio. Incluso hay personas que no saben que se puede leer por placer que, de hecho, leer es un placer.

A algunas personas, les sucede que no leen porque no saben por dónde empezar; es decir, tienen el deseo de leer pero no saben cómo canalizarlo productivamente. Y es que, escoger las primeras lecturas no es sencillo porque no basta que te interese un tema sino que la forma en la que se encuentre expuesto sea la adecuada para ti. Y es evidente que una mala elección puede derivar en que creamos que no nos interesa la lectura en general. Si estamos en una situación de este tipo lo ideal es acercarnos a un lector acérrimo y solicitar recomendaciones que puedan orientar nuestra lectura para volverla satisfactoria.

Hace un tiempo escribía sobre la importancia de incentivar a los niños a leer, intentando inculcar en ellos el placer de la lectura. En dicho texto decía que es muy importante demostrarles que a través de la lectura se puede abrir un inmenso mundo para ellos y para ello debemos hacer lo posible por encauzar sus lecturas de acuerdo a sus intereses; de este modo podremos formar futuros bibliófilos: la imposición de la lectura es uno de los actos más perniciosos para cultivar este gusto.

Consejos para aprender a disfrutar de la lectura

¿Por qué leemos y no somos capaces de disfrutar?

Una de las peores pesadillas vinculadas a la literatura es la de leer y no disfrutar de la lectura. Nuestro tiempo invertido será tiempo perdido porque no conseguiremos volar con nuestra imaginación y nos sentiremos frustrados e insatisfechos. De ahí que sea tan importante tratar este tema. Las razones por las que una persona no lee pueden ser muchas, por eso, conocer las que a nosotros nos alejan de los libros es, sin duda, el primer paso para resolver este problema.

No leemos por falta de tiempo, decimos. Y aunque a simple vista puede resultar una excusa válida, todos sabemos que es una vil mentira: por muy ocupados que estemos, siempre sabremos sacar tiempo para hacer aquello que nos gusta, ¿no? Otra excusa muy común es decir que la literatura no es para nosotros, que no nos da la cabeza o que volvemos tan cansados del trabajo que no tenemos ánimo para leer. Si bien la lectura exige una cierta dedicación, no más que el sentarnos frente al ordenador o al televisor, y a diferencia de estos nos devuelve con creces el tiempo invertido.

Quizá puedas intentar resolver tu dificultad para leer dirigiendo tu acercamiento a la lectura a partir de las cosas te interesan. Seguramente tienes una pasión (algo que te cautiva profundamente), verás que si intentas leer textos relacionados con ella, no te resultará tan difícil concentrarte y en poco tiempo te encontrarás disfrutando muchísimo de la lectura.

Respecto al tiempo, seguramente podrás hacerte un ratito diario para dedicarlo a leer. Si sabes que ese será tiempo de placer y no de obligación, entonces posiblemente te resulte más fácil hacer este esfuerzo, porque disfrutarás de ese momento.

Consejos para aprender a disfrutar de la lectura

Adoptar la práctica de la lectura puede enriquecer muchísimo nuestro universo intelectual y colaborar con nuestra relajación y nuestro bienestar. Si buscamos leer sobre temas que nos interesen la concentración es mucho más fácil y el placer por la lectura viene solo. Es importante que a la hora de leer consigamos alcanzar un grado de concentración absoluto para poder disfrutar de verdad nuestra lectura. Este consejo vale tanto si leemos por obligación como para placer. Esto nos ayudará a incorporar con mayor rapidez y eficiencia los temas incluidos en la lectura.

Para conseguir concentrarnos es importante relajarnos. Para ello podemos cerrar los ojos y respirar un par de veces hasta sentir que nuestros músculos se relajan y que estamos en una actitud receptiva que nos predispone para el disfrute. Si quieres más consejos acerca de métodos para alcanzar la concentración, puedes leer este texto que publiqué hace unos días.

Leer puede ser un placer si nos lo proponemos como tal, de lo contrario puede resultar una tarea tortuosa e improductiva. ¿No sería mejor buscar la forma de disfrutar de esta hermosa rutina en lugar de sufrirla?

Y me despido con la imagen de un niño que participó de una propuesta en la que un conjunto de infantes leyeron cuentos en un refugio de gatos: porque la lectura también es una hermosa herramienta para experimentar la empatía con los seres vivos que nos rodean.

 

Consejos para aprender a disfrutar de la lectura

Comentarios2

  • Rapsodico

    Bienvenidos sean estos consejos para lo que considero una de las cosas más placenteras del mundo. Mi vida sería más pobre sin la lectura. Un abrazo, Tes.

  • susan collazo

    Estoy de acuerdo con Rapsodico, en que es placentero el momento que uno dedica a la lectura. Yo leo desde muy joven, pero les voy a confesar que ya de mayor uno de los autores que más me trasmitió la pasión por la lectura fué el profesor José Antonio Marina, en sus libros, plasma su pasión por enseñar, y creo que esa es la verdadera cuestión. Gracias, un saludo.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.