¿Conoces al autor de El paciente inglés?

El autor de una de las historias más conmovedoras en mucho tiempo, Michael Ondaatje, vuelve presentando una obra con la calidad y el estilo de “El paciente inglés”, una historia de un niño que cruza el océano mientras se hace mayor.

Novela al estilo Ondaatje

“El viaje de Mina” es una historia que por momentos te dejará boquiabierto y temeroso y en otros instantes te hará reír. Una obra llena de la inocencia y asperezas propias de la niñez y del racionalismo que ofrece el despertar en una vida adulta.

La historia comienza cuando Michael, Mina para sus amigos, es embarcado en un enorme barca que va desde Colombo (Sri Lanka) a Londres (Inglaterra); el motivo del viaje es ir a reunirse con su madre que vive en la gran urbe. De este modo, este niño de 11 años debe enfrentarse de sopetón al barullo de un trasatlántico, desconociendo el mundo y casi ignorando el lugar al que se dirige.

Durante el viaje, duerme en un camarote de segunda y comparte comedor con un grupo de niños un tanto particular, entre los que se encuentran Cassius y Ramadhin; los tres se harán muy amigos.

Por las noches los tres acudirán llenos de emoción a los paseos por cubierta de un preso encadenado, y se sentirán sumamente atraídos por su historia y obsesionados por su delito. Por otro lado, aparece una pasajera jovencita, Emily, que a nuestro pequeño pasajero le resultara muy hermosa y se enamorará de ella.

Razones para escribir

Según lo ha expresado el propio Michael Ondaatje, esto fue lo que a él le ocurrió, sólo este hecho tiene que ver con lo que le ha tocado vivir de pequeño, el resto de la historia es de ficción, aunque seguramente expresa los sentimientos confusos de un niño abandonado a la suerte de los mares.

Agrega que se decidió a escribir esta historia porque sus hijos tenían una gran curiosidad por saber cómo había sido ese viaje que había hecho a los 11 años, pero que como no se acordaba bien inventó la historia que terminó convenciéndolo.

Es una obra imprescindible, tierna y que puede ayudar notablemente a la reconstrucción de la persona. Una frase de Ondaatje puede servir para definir este libro y toda su obra y creo que es de una sabiduría extraordinaria. Dice:

Vivimos en una época de nómadas

No fue aquel el único viaje que hizo Ondaatje. A los 19 años se mudó a Canadá donde actualmente reside y trabaja. Al preguntarle por ese desprendimiento comenta que vivimos en una época de nómadas, donde muchas personas viven en países distintos a donde nacieron y que en parte el libro promueve eso. Es la historia de nuestra era.

Pese a lo que el lector puede intuir luego de leer una tercera parte de la obra, que aquel niño es el pasado de nuestro autor, él asegura que no tienen tantas cosas en común, solamente ciertas conexiones geográficas y algunas características de sus padres en ese niño; sin embargo, el resto de las características y de la historia son absolutamente ficticias, porque pese a que se llamen igual, necesitó crear una distancia.

Una de las razones por las que Ondaatje escribe es porque siente que la literatura le permite encontrarse con su ser íntimo y descubrirse, aprendiendo de su historia. Además al escribir puede conocer cosas de él mismo que no tenía idea que existía, actitudes, sentimientos, experiencias.

Una curiosidad en la vida de este autor es que su manera de encontrarse con la literatura fue en aquellas historias que se contaban durante la cena cuando era pequeño. Le encantaba oírlas, imaginarse mundos y viajar hacia confines que en la realidad no podía siquiera ver en fotos.

Cuando le preguntan si tiene pensado llevar esta nueva obra al cine dice que no lo sabe porque además hay que tener en cuenta que las películas que se desarrollan en barcos son muy caras. Agrega que lo fantástico de la literatura es que puedes verlo todo de forma detallada sin tener que pagar por ello un sólo centavo.

El viaje de Mina en las críticas

Este libro ha sido recibido con muchos elogios por la crítica inglesa y catalogado por “The New York Times” y “The Guardian” como uno de los mejores libros del 2011. Según las críticas, esta obra de Ondaatje es sumamente conmovedora y llevará a los lectores a un viaje del que jamás podrán olvidarse.

Es una obra que hace referencia a la inocencia de la niñez y la pérdida de ese universo mágico al tocar la realidad de la adultez, con esos sentimientos que no pueden evadirse y tantos cambios físicos y mentales que transforman absolutamente aquella mente de niño.

Rodrigo Fresán escribió en la crítica que apareció sobre esta novela en la sección de cultura del diario ABC:

Comentarios3

  • Raoul Shade

    No acostumbro leer novelas, per sí leí El Paciente Inglés, hace tiempo, en la versión original y me pareció muy bien escrito. Heredero de Faulkner, tal vez, pero no de García Márquez, que le debe a Faulkner.
    Otro autor que nadie menciona es F. M. (así se firma) y escribe una prosa divina: contundente y directa con mucha imaginación. La obra en cuestión se llama: Corazón. Sólo sé que él es español y no le gusta lucir en publico.

  • memito

    Si tuve el placer de leer el libro ELPACIENTE INGLES -precisamente hace 14 años -abril 11 de 1998 - aún conservo el libro. En cuanto a la nueva obra El Viaje de Mina, leyendo el artículo, me imagino -espero no estar equivocado - deber ser parecido a la historia del niño de Los Apeninos a los Andes, escrita en el libro de CORAZON" de Edmundo de Amicis; si es así es una bella, tierna e instructiva obra.

  • Raoul Shade

    Hola Memito, “Corazón” de F. M. relata la historia de un ingeniero de Manhattan enviado a levantar puentes en territorios indómitos pertenecientes a los Indios Lakotas (Sioux). No digo más para no estropear el desenlace sorprendente y filosófico de esta novela corta.
    “Los indios me han demostrado que son capaces de sentir cosas que nosotros ni sospechamos”
    F. M. nació en Madrid en 1967 y posee el don de la palabra exacta llena de plenitud y significados. Un prosista de gran calidad. (Mondadori, Barcelona, 2007)



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.