Características de una buena traducción científica


Características de una buena traducción científicaMe he encontrado recientemente con un texto de Nidia Amador Domínguez sobre los errores más comunes en la traducción de textos de corte científico. A raíz de esta lectura, he consultado otras fuentes y elaborado dos textos sobre este tema. El primero (que podrán leer a continuación) se trata de una breve introducción sobre las exigencias de los textos científicos. El segundo (que publicaré próximamente) consiste en una lista de los errores más comunes, y que deberían evitarse en la traducción de los textos científicos.

Características de un texto científico

El objetivo principal de la redacción científica es dar a conocer los resultados de una investigación llevada a cabo por parte de un organismo o grupo de especialistas, a fin de que el resto de la comunidad científica pueda conocer los resultados de su trabajo. Para conseguir dicho objetivo es fundamental que el texto exprese con claridad los avances que se han realizado y la forma de llevarlos a cabo; para ello es necesario que quien elabore el texto tenga una especialidad habilidad en el uso del lenguaje.

Los requisitos fundamentales en un texto científico son la claridad, la concisión y la veracidad de lo que se dice. ¿De qué forma se consigue esto? Pues buscando estructuras gramaticales sencillas y palabras directas, a fin de que el lector no se vaya por las ramas, y la lectura no presente una dificultad en la comprensión que devenga en una interpretación vaga o, en el peor de los casos, incorrecta. Por eso, deben escogerse con minuciosidad las palabras y evitar extenderse más de lo necesario.

Algo que recomienda Domínguez en ese artículo es el evitar cuanto sea posible los latinismos, a no ser que sean utilizados de forma popular en ese campo científico en particular. Del mismo modo, informa acerca de la conveniencia de emplear la terminología comúnmente utilizada en la disciplina a la que corresponda el artículo. Por otro lado, es importante evitar rotundamente el uso de la primera persona (apostando por un estilo impersonal para que la exposición sea más clara), y hacer un uso adecuado y medido de los gerundios y de la voz pasiva. Esto puede servir para conseguir textos redondos, claros y con un mensaje fácil de captar, reproducir y difundir dentro de la comunidad científica.

En el texto de Domínguez se ofrece un ejemplo sumamente revelador, que puede servirnos para comprender la importancia de la precisión y la elaboración minuciosa de un texto de esta categoría. Cabe mencionar, que este ejemplo puede sernos de mucha utilidad también para ponerlo en práctica en otro tipo de creaciones literarias.

Primero veamos la forma NO RECOMENDADA:

Y ahora, la forma ACONSEJADA por Domínguez:

Características de una buena traducción científica

Características de un buen traductor científico

Ahora bien. Redactar un texto partiendo de nuestro idioma si bien tiene sus exigencias resulta más sencillo que traducir un mensaje de otro idioma. Hay que tener en cuenta que muchas frases no tienen traslación literal de un idioma a otro y que, ciertas ideas son difíciles de comprender fuera del contexto regional. En ese punto se vuelve indispensable la presencia de un buen traductor, capaz de empaparse del mensaje y de contarlo de la forma más directa posible sin alejarse de la estructura y las expectativas del texto original.

En la traducción se busca reproducir el mensaje de la forma más parecida, aunque nunca se obtiene exactamente el mismo mensaje. Las dos cosas a tener en cuenta en la traducción son encontrar la mayor cercanía con el texto original tanto en los aspectos de la semántica como del estilo. Un buen traductor, además de estar familiarizado con el lenguaje científico y el tema sobre el que debe traducir, debe tener una buena comprensión lectora y un tacto especial para relacionarse con el lenguaje (contar con una pasión especial por la comunicación tanto en el idioma materno como en el extranjero).

Aunque a simple vista parecen claras las exigencias de la traducción científica, sin embargo, son sumamente normales los textos que abundan en gerundios, errores de concordancia y tipografía y que presentan estructuras gramaticalmente incorrectas en español. Sobre ese tipo de errores trata el próximo artículo relacionado. ¡No se lo pierdan!

Características de una buena traducción científica



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.