«Animaciones suspendidas» de Arturo Carrera

Vuelvo a nuestro Desván de los libros perdidos para traerles una recomendación jugosísima. Se trata de «Animaciones suspendidas» de Arturo Carrera, un poemario que reflexiona en torno al deseo y a la forma en la que apilamos los recuerdos para que no duelan y podamos continuar andando. Sin embargo, en medio de aquel ajetreado insistir por la vida, aparece la infancia, ese nudo-nido del que no terminamos de salir nunca. Sin duda, una lectura profundísima y una poesía llena de elementos exquisitos que puede servirnos para entender el pasado de la tradición literaria de Buenos Aires.

Sobre el deseo

Arturo Carrera se define como un escritor de la noche. Su poemario «Escrito con un nictógrafo», con el que hizo su aparición inicial en el mundo de las letras, le sirvió para construir un andamiaje sólido en torno a lo que sería su escritura, y también funcionó como manifiesto para adelantar lo que la sería la poesía latinoamericana en el futuro: donde se destaca la experimentación del deseo en la palabra. Y sobre ese tema fundamentalmente también deambula «Animaciones suspendidas», un poemario lleno de magia, que incluso cuando no se entiende, cautiva y excita.

Buscar en la realidad el deseo. Esa podría ser la premisa sobre la que Arturo urde sutilmente los hilos de este libro. Para ello se abraza al recuerdo como eje conductor y emprende una travesía con dos perspectivas bien definidas. Por un lado, hacia el pasado, la infancia que jamás prescribe e impulsa la pasión hacia adelante, siempre. Por el otro, el lenguaje que se va construyendo de desvaríos pero también de miradas que se apoyan en el futuro.

La herencia es otro de los elementos que se destacan en estos poemas de Arturo Carrera. Aquello que se nos entrega, como un viejo tesoro que debemos cuidar, y que asumimos confiados como una certeza, hasta que descubrimos que su entramado languidece, que los caminos se bifurcan y nunca arriban hacia nada concreto. El poeta desanda el camino de sus antepasados, en busca de sus mismas preguntas, porque en el fondo en la duda, en esa infancia poco certera y en ese deseo que se extiende a lo largo de su vida radica la esencia.

La duda como certeza, el deseo como vehículo para alcanzar una vida donde infancia y miedo se den la mano. Sin duda, una forma fabulosa de entender la vocación literaria y también los mecanismos de supervivencia; y una lectura idónea para extrapolar nuestras propias emociones y entender nuestra determinada búsqueda.

Foto: Estación Pringles

Sobre la infancia

Niños, perros, muerte, inocencia, crueldad, pérdida. Son éstos, algunos de los elementos que echan raíces en este poemario y ponen en jaque, o crean una inusitada tensión, entre la impronta (aquello que heredamos) y la impostura (la forma en la que queremos ser recordados); dos elementos que interesan y obsesionan al poeta, que se pasea con sigilo entre formas gramaticales porteñas y se aferra a palabras líricas, a fin de que sus poemas se construyan en ese delicado espacio entre la coloquialidad y un lenguaje más formal y delicado, deviniendo en poemas dotados de una extraña belleza.

Es también éste un libro sobre la tradición porteña literaria y musical. Se apoya en las voces de poetas como Girondo, Reissig y Lugones y cita al polaco que dice que

Y continúa:

Y esa protesta que se derrama a lo largo de estas páginas puede ser una maravillosa forma de mirar no sólo el pasado sino también el futuro. Aquello que vendría después de Carrera, lo que sería fruto de su siembra: una poesía radicada en la esencia porteña, en las miradas al fondo del ojo que no conduce a otro sitio que la infancia.

Por último, Arturo parece desear volver hacia el secreto de la luz, en un intento de renovar el deseo y la ilusión, valiéndose de la distracción de la memoria, o forzándola al extravío. Todos estos temas, trabajados con buen gusto en un lenguaje exquisito, y esa magia presente en casi todos los poemas de Carrera, podremos revisar y abordar a través de esta lectura.

La poesía de Arturo, que tiende lazos con la de Jorge Aulicino, nos permite descubrir la tradición de la poética argentina de una forma contundente. Sin duda es un poeta que todo amante de la poesía latinoamericana debe leer. Creo, por otra parte que «Animaciones suspendidas» puede servir para percibir su fuerza, su canto y su pasión poética. ¡No dejen de leer este delicioso librito!



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.