Virginia Grütter

La ciudad costarricense de Puntarenas fue la tierra natal de Virginia Grütter. Allí, el 20 de abril de 1929, nació la hija de Mariano Valenzuela y Lía Jiménez Guido, una niña que con los años se convertiría en una destacada escritora.

Virginia GrütterVirginia no llegó a conocer a su padre biológico. Era muy chica cuando su progenitora contrajo matrimonio con el alemán Rolando Grütter Graff, de quien adoptó su apellido. En su infancia, viajó a Alemania y también visitó Italia y Austria con su padrastro y su madre.

Dicha travesía fue turbulenta: cuando Alemania le declaró la guerra a Polonia, Rolando tuvo que escaparse a la Unión Soviética y más tarde se instaló en Japón, mientras que Virginia y Lía se refugiaron en Génova. La familia recién pudo reunirse en Costa Rica en 1941. Sin embargo, el presidente Rafael Ángel Calderón García le declaró la guerra a Alemania y los ciudadanos de dicho país empezaron a ser perseguidos. En este marco, Rolando Grütter Graff fue apresado y luego enviado a un centro de detención en Estados Unidos.

Virginia Grütter, mientras tanto, retomó sus estudios y empezó a escribir. De todos modos, en 1942 viajó a Estados Unidos con su madre para reunirse con su padrastro. Tras un intercambio de prisioneros, el grupo familiar fue enviado a Europa. Con el final de la Segunda Guerra Mundial llegaron a Múnich como refugiados y, tras un paso por Francia y Panamá, volvieron a Costa Rica.

Grütter completó la educación secundaria y cursó estudios de Filosofía, Literatura y Arte en la Universidad de Costa Rica. En 1954 publicó “Dame la mano”, su primer poemario. Más adelante, en los ’70, incrementó su producción poética con “Poesía de este mundo” y desembarcó en el terreno de la prosa con “Los amigos y el viento”. “Desaparecido”, “Cantos de cuna y de batalla” (que le permitió obtener el Premio Áncora de Literatura) y “Canto a mi tiempo: memorias” son otros de sus libros.

Casada en tres oportunidades y madre de tres hijos, Grütter vivió diez años en Cuba trabajando como directora teatral y de ópera. Además estuvo entre las impulsoras de la Editorial Costa Rica y del Teatro Arlequín; integró la compañía teatral creada por Bertolt Brecht; y militó en movimientos de izquierda. La política, de hecho, le provocó grandes dolores: uno de sus maridos, el chileno Carlos Pérez Vargas, fue secuestrado y desaparecido por la dictadura de Augusto Pinochet, mientras que su hija Liana estuvo detenida en Nicaragua durante el gobierno de Anastasio Somoza.

El 3 de marzo de 2000, Virginia Grütter falleció a causa de un ataque cardíaco. Tenía 70 años.



Debes estar [email protected] para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.