Vergílio Ferreira

Años atrás, la figura del autor portugués Vergílio Ferreira cobró notoriedad en Poemas del Alma a raíz de la presentación de una ruta turística inspirada en su legado. Un premio que lleva su nombre y que, en 2018, fue obtenido por Nélida Piñón fue otra razón para aludir a él. Ahora, es momento de hacer foco en la vida y obra de este hombre que ha realizado valiosos aportes a las letras de su país.

Quien fuera descendiente de la pareja conformada por Josefa y António Augusto Ferreira nació el 28 de enero de 1916 en una freguesía portuguesa conocida como Melo. Cuatro temporadas más tarde, sus progenitores decidieron emigrar a suelo estadounidense y, en ese marco, Vergílio y sus hermanos quedaron bajo custodia de las hermanas de su madre.

En 1926, tras peregrinar a Lourdes, el escritor ingresó al seminario de Fundão que abandonó en 1932 para continuar su formación en el Instituto de la Guarda. Por esa época, Ferreira empezó a interesarse por el ámbito poético.

En 1940, este poeta que asistió a la Facultad de Letras de la Universidad de Coímbra completó la licenciatura en Filología Clásica y, desde entonces, se instruyó como profesor, realizando prácticas en Coímbra y sumando experiencia como docente en ciudades como Faro, Braganza, Évora y Lisboa. Un año antes, había escrito “O caminho fica longe”, un material que marcó su debut como novelista.

En 1946, además de publicar “Vagão ‘J”, celebró su boda con la profesora polaca Regina Kasprzykowsky.

“En nombre de la Tierra”, “Para siempre”, “Nítido nulo” y “Cartas a Sandra” son parte de los libros de Vergílio disponibles en español.

El 1 de marzo de 1996, este autor que en 1992 fue recompensado con el Premio Camões encontró la muerte en la capital portuguesa. Para cumplir sus últimos deseos, sus familiares lo despidieron en el cementerio de Melo y enterraron sus restos en un área con vista a la Serra da Estrela.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.