Anna Murià

La literatura catalana encuentra en Anna Murià i Romaní a una de sus grandes exponentes del siglo XX. Hija de Anna Romaní y del periodista Magí Murià i Torner, nació el 21 de abril de 1904 en Barcelona.

Anna MuriáTras iniciar su formación académica en la Escuela de las Damas Negras, estudió en el Instituto de Cultura y Biblioteca Popular de la Mujer y en el Ateneo Enciclopédico Popular. Ya en su juventud inició su activismo político en Acció Catalana y luego militó en Esquerra Republicana de Catalunya y Estat Català.

La novela “Joana Mas”, aparecida en 1933, fue la ópera prima de Murià. Tras los folletos “La revolució moral” y “El 6 d’octubre i el 19 de juliol”, presentó otra novela en 1938: “La peixera”.

Otros libros de su autoría son “El nen blanc i el nen negre”, “Crònica de la vida d’Agustí Bartra”, “El meravellós viatge de Nico Huehuetl a través de Mèxic”, “Res no és veritat, Alícia”, “A Becerola fan ballades”, “El llibre d’Eli”, “Aquest serà el principi” y “Reflexions de la vellesa”. Todos trabajos que le permitieron, paso a paso, erigirse como una figura de las letras de Cataluña.

Murià se desempeñó como secretaria de la Institución de las Letras Catalanas, estuvo entre los fundadores del Grupo Sindical de Escritores Catalanes e integró la Unión de Mujeres de Cataluña. Cabe destacar que, al finalizar la Guerra Civil, tomó la decisión de exiliarse a Francia.

En el territorio galo conoció a Agustí Bartra, escritor que se convertiría en su compañero sentimental y con quien tuvo dos hijos. Luego de pasar por Cuba y la República Dominicana, la pareja se instaló en México.

La Cruz de Sant Jordi y el Premio Folch i Torres son dos de los galardones que obtuvo Anna Murià, socia de honor de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana que falleció el 27 de septiembre de 2002 en Terrassa.



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.