Astrolabio Cuatro

André CruchagaEse correo que tantas veces me ha traído alegrías y ninguna mala noticia, que me ha hecho emocionarme y entrar en una esfera de permanente espera, me ha regalado este día una carta de doña Rosa Serrano de López, educadora salvadoreña de grandes quilates y fina escritora. Ella conjuga muy bien el talante intelectual y la mística docente.

Sus hijas no lo son menos: Irradian esa ternura propia de las grandes mujeres. Roxana, que también escribe muy buena poesía, ha depositado para mi nido de libros su bellísima edición primigenia: LOS TRES NOMBRES DE LA VIDA. La dedicatoria tiene dos detalles finísimos: yo lector mundano de sus cuitas y depositario de su propia delicadeza hecha de pétalos, de viento fresco y por eso profundo y abisal; el otro, es que me lo fecha el 7 de febrero del 2001, después de ese terremoto que arrasó con casi todo y dejó una estela de quebrantos en el alma. Su poesía es un himno a la vida pese al tema por ratos escabroso de la muerte y el apartamiento: las islas.

Esos dos temas son muy sensibles y persistentes en mi poesía; por eso creo que hay un hilo unitivo y por eso celebro con toda la magnanimidad de mi espíritu su poesía. Sólo una persona que es capaz de traducir desde su yo interior las cosas inefables del alma, con esa ambrosía sutil de las palabras puede con justicia llamársele poeta. Roxana tiene ese delicado pañuelo de la sensibilidad y el remanso sigiloso de un río.

En el hilo de estas palabras y a más de un año de ser depositario de su libro, he recordado CANCIÓN Y OTROS POEMAS del insigne poeta chileno JUAN GUZMÁN CRUCHAGA, editado cuarenta y dos años atrás, por el entonces Departamento Editorial. Ningún poeta que yo conozca ha descrito con tanta maestría misteriosa esa inquietud que llevamos dentro ya como pájaros, ya como simples mortales. La segunda estrofa del poema dice así: “Tienes el ansia en actitud de vuelo,/ el color de la ausencia en la mirada/ y en los párpados finos un miedoso/ y sensitivo sobresalto de alas”.

Más información sobre André Cruchaga



Debes estar registrad@ para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.