Antonio Fernández Lera

Desnudo delante de la chimenea

 Poema siguiente

Se puede oler la humedad en la piel,
el agua salpicada en las baldosas frías;
percibo incluso la temperatura
que te permite estar desnuda
delante del espejo con puertas, la ventana
que se abre ante tu rostro satisfecho, jadeante
todavía; veo tu espalda larga, el hilo de sudor en la columna
vertebral, tus piernas estiradas, el hermoso trasero.

Poema siguiente 

 Volver a
Antonio Fernández Lera