Ana Rossetti

QUE PUEDO MORIR UNA MUERTE DE LUJOS

 Poema siguiente


Keats
A Ocaña

Era esta vez el fuego.
Esta vez cresta azul, creciente e inflamada,
dilatado ropaje erizado de picas,
suave lengua.
Todo es pronto arrugado papel.
Arrugado papel, cuerpo.
Vestido, antes resplandeciente,
yesca ahora.
Antes fiesta, grito de horror
apenas un instante.
Y la estallante palma, que en la tela prendió
su broche de luciérnagas,
ahora, pavo real que plegara su cola,
su abanico.

Poema siguiente 

 Volver a
Ana Rossetti