William Ospina

El amor de los hijos del Águila

 Poema siguiente



En la punta de la flecha ya está, invisible, el corazón del pájaro.
En la hoja del remo ya está, invisible, el agua.
En torno del hocico del venado ya tiemblan, invisibles, las ondas del
estanque.
En mis labios ya están, invisibles, tus labios.

Poema siguiente 

 Volver a
William Ospina