Wallada la Omeya

Poema que Wallada hizo bordar en oro sobre su vestido

 Poema siguiente

Yo ¡por Dios! merezco la grandeza
y sigo orgulosa mi camino.
Doy gustosa mi mejilla a mi enamorado
y doy mis besos a quien los quiera.

Poema siguiente 

 Volver a
Wallada la Omeya