Vinícius de Moraes

Soneto

 Poema siguiente

Esa mujer que se arroja fría
y lúbrica en los brazos, y a sus senos.
Me aprieta, me besa y balbucea
versos, rezos a Dios, votos obscenos.

Esa mujer, flor de melancolía
que ríe de mis pálidos recelos,
la única entre todas a quien di
caricias que jamás a otra daría.

Esa mujer que a cada amor proclama
la miseria y grandeza de quien ama
y feliz de mis dientes guarda huella.

¡Un mundo, esa mujer! Es una yegua
quizás, pero en el marco de una cama
nunca mujer alguna fue tan bella.




Traducción: Mariano Ramos

Poema siguiente 

 Volver a
Vinícius de Moraes

Comentarios1

  •  
    Socorro Maria Lopes En la naturaleza, no hay pecados, ni perdón...
    Y en su propia naturaleza esta la mayor de las bellezas de los hombres...
    Bravisimo Vinicius...
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.