Tomás Segovia

Visita a un oratorio arcaico (V) y (V )(bis)

 Poema siguiente

Colección reservada de sonetos votivos

V


Toda una noche para mí tenerte
sumisa a mi violencia y mi ternura;
toda una larga noche sin premura,
sin nada que nos turbe o nos alerte.

Para vencerte y vencerte y vencerte,
y para entrar a saco sin mesura
en los tesoros de tu carne pura,
hasta dejártela feliz e inerte.

Y al fin mirar con límpida mirada
tu cuerpo altivo junto a mí dormido
de grandes rosas malvas florecido,
y tu sonrisa dulce y fatigada,

cuando ya mis caricias no te quemen,
mujer ahíta de placer y semen.



V (bis)

Toda una noche para mí tenerte
sumisa a mi violencia y mi ternura,
toda una larga noche sin premura,
sin nada que nos turbe o nos alerte.

Para vencerte, y vencerte, y vencerte,
y para entrar a saco sin mesura
en los tesoros de tu carne pura,
hasta que en un rendido hartazgo inerte

te me duermas feliz y devastada;
y entonces, yo tranquilo y tú sin nada
por fin que defender, por vez primera
mirarte dulce, amiga y verdadera,

cuando ya mis caricias no te quemen,
mujer ahíta de placer y semen.

Poema siguiente 

 Volver a
Tomás Segovia

Comentarios6

  •  
    Poemas de Pepita Fernández Delicadamente erótico!!!
    Una belleza estos poemas
  •  
    El príncipe Fito muy bueno...
  •  
    Josue Arisai Son me gusto, los ultimos seis versos le dan un toque eronico de mucho color.
  •  
    Rafael Merida Cruz-Lascano Este poema tiene un profundo sentimiento, se debe a que vienen de buena madera.

    Gracias por deleitarme.
    Rafael Merida.
  •  
    Elsy Alpire Vaca Poema sensual muy hermoso, gracias.
  •  
    felipe gonzalez mer El verdadero amor,
    en todo su esplendor,
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.