Teresa Domingo Català

Los ojos de la noche

 Poema siguiente

A veces cae el velo de la noche
y nos muestra su faz incuestionable,
sus pozos, su espiral, el latido último
de un palpitar de fuegos pavorosos.

A veces somos noche sin disfraz,
cuerpo oscuro que clama el sacrificio,
y es ella quien pronuncia nuestro nombre
desleído en las gotas del lenguaje.

A veces somos carne de penumbra,
soliloquio enterrado por la nieve
que afirma el devenir de los espectros
a la senda más íntima del alma.

A veces ella duerme en la sinuosa
cavidad de un islote mercenario,
y así se prostituye en pesadillas
que muestran el temor a los herejes.

A veces se despierta en la ventisca
con un insomnio pleno de sentido,
y está en su corazón el mandamiento
que nos lleva a la más leve esperanza.
Y siempre nos conduce por los lares
curvos de sus espaldas pudorosas,
y en su brea está el nido del saber
que acontece mirándola a los ojos.

Poema siguiente 

 Volver a
Teresa Domingo Català

Comentarios1

  •  
    felipe gonzalez mer Bello poema.

    Noche testigo mudo
    de infinidad de cosas,
    la mejor de todas,
    el romance con la amada,
    no la de unos instantes,
    la elegida para siempre...
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.