Santos Domínguez Ramos

El alfanje secreto (XXII)

 Poema siguiente

Quien escribió estos versos no tuvo el privilegio
de conocer los días de un futuro imposible:
no percibió la imagen cabal del universo,
no supo de Alighieri, ni de Shakespeare; no estuvo
en las arrebatadas ocasiones solares
por las que transitaron tal vez sus sucesores.
Su destino lo fija la misma arena frágil
que nos expone a todos a la marea en la orilla.

Pero el tiempo piadoso le concedió otros dones:
no vio la destrucción de Medina Azahara,
ni el agudo estertor secreto de la peste,
ni las persecuciones que azuzó el fanatismo,
ni perdió en otro exilio injusto su pasado.

Poema siguiente 

 Volver a
Santos Domínguez Ramos