Santos Domínguez Ramos

El alfanje secreto (XIV)

 Poema siguiente

La luz de parasceve, la casa de David.
Con espadas de fuego, los ángeles del sueño
encienden luminarias detrás de la medina.
En las puertas de bronce los eunucos se duermen
escuchando los cuentos de los fabuladores.
Abu Imram les ofrece el pebetero antiguo
que vio arder una noche caliente en Tremecén.

Poema siguiente 

 Volver a
Santos Domínguez Ramos