Santos Domínguez Ramos

El alfanje secreto (IX)

 Poema siguiente

Igual que una gacela herida por la tarde,
el dolor se refugia en la humedad del huerto.
Las sombras tutelares del vergel cicatrizan
la huella incandescente del león en su piel.
La estirpe de la aguja, la raíz del escorpión,
las llagas numerosas que muerde un viento antiguo,
tenaz como la verde pimienta de Ceilán.

Poema siguiente 

 Volver a
Santos Domínguez Ramos