Rosaura Álvarez

He desandado el corazón

 Poema siguiente

He desandado el corazón. Benigna
lluvia: ceremonial ungido desde
un noviembre lejanamente siendo
—¡insólita belleza viva!—.

Hoy una luz fugaz,
un rayo sacro, lo ilumina:
Dios te creó al ver en sus espejos
esta manera con que yo te amo.

Poema siguiente 

 Volver a
Rosaura Álvarez