Roberto Obregón

Puerta de sacrificio

 Poema siguiente

Fina es la lámina,
casi transparente.

La lámina de azúcar
que separa tus labios.

Por allí se fue mi corazón
relamiéndose las heridas.

Poema siguiente 

 Volver a
Roberto Obregón