Roberto Obregón

Magia

 Poema siguiente

El escultor no hace más que llamar,
con el cincel
y a golpe de martillo,
a los guerreros que duermen
en las espesuras del mármol.

Poema siguiente 

 Volver a
Roberto Obregón