Ricardo Yáñez

No me detengas...

 Poema siguiente

No me detengas, Amor, la mano
cuando a la espina de tu rosa acerca
su torpeza impoluta.
Es que quiere sangrar con tu color.
Es que quiere herir de tu esperanza.
Amor, no por su daño temas, se lo busca.
Amor, no la detengas, que es su vida.

Poema siguiente 

 Volver a
Ricardo Yáñez