Paz Díez Taboada

De improviso

 Poema siguiente

Después de la nevada, entre la nieve,
quizá se abra una rosa, de improviso,
como milagro súbito de amor o de belleza
que sobrevuele el aire del invierno
de este nuestro vivir menesteroso.
Cuando ya todo ardor nos haya abandonado
y el frío nos imponga sus perfiles azules,
la rosa encenderá la hoguera última,
y se alzará la llama de su aroma
como mano agitada en una despedida.
La rosa y su dolor -su espina aleve-
prenderán la sonrisa de la vida,
desplegando su rastro luminoso
en el instante mismo del adiós.

Poema siguiente 

 Volver a
Paz Díez Taboada