Otoniel Guevara

No Apto Para Turistas

 Poema siguiente

Qué escalofriante el infierno del que ama
Macabra
su noble efervescencia de condenado

Enfila alegremente hacia el suplicio
Entrega el corazón lleno de alas

Sus ojos se extraviaron para siempre
contemplando la belleza
de un paraíso
tan solo prometido

Poema siguiente 

 Volver a
Otoniel Guevara