Olga Orozco

Día para no estar

 Poema siguiente

Vete, día maldito;
guarda bajo tus párpados de yeso la mirada de lobo
          que me olvida mejor;
camina sobre mí con tu paso salvaje, simulando un
          desierto entre el hambre y la sed,
para que todos crean que no estoy,
que soy una señal de adiós sobre las piedras;
cierra de para en par, lejos de mí, tus fauces sin crueldad
          y sin misericordia,
como si fuera ya la invulnerable,
aquella que sin pena puede probarse ya los gestos de
          los otros;
y tiéndete a dormir, bajo la ciega lona de los siglos,
el sueño en que me arrojas desde ayer a mañana:
esta escarcha que corre por mi cara.
Aun así, he de llegar contigo.
Aun así, has de resucitar conmigo entre los muertos.

Poema siguiente 

 Volver a
Olga Orozco