Olga Edith Romero

Hay un dios que se luce entre tus dedos

 Poema siguiente

A Natalia


Por un hilo descienden las estrellas
hasta el río sin peces/
tus sueños van y vienen
entre noches y días/
la tierra grávida respira primavera.

Tus manos siembran fragancias
despedazan la muerte/
indagan temores infantiles/
hay un dios que se luce entre tus dedos.

Poema siguiente 

 Volver a
Olga Edith Romero