Melchor de Palau

Crepuscular

 Poema siguiente

¡Cuán plácidas al alma las horas de tristeza
en que la tarde muere, al toque de oración!
Del sol en el cenit, da el rayo en la cabeza,
al ponerse en ocaso, nos da en el corazón.

Poema siguiente 

 Volver a
Melchor de Palau

Comentarios1

  • Aperire Qué cierto. Sobretodo cuando se ama en secreto.

Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.