Luis García Montero

Las razones del viajero

 Poema siguiente

Está solo. Para seguir camino
se muestra despegado de las cosas.
No lleva provisiones.

Cuando pasan los días
y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
tan sólo le conmueve
ese acierto imprevisto
del que pudo vivir la propia vida
en el seguro azar de su conciencia,
así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

Una vez dijo amor.
Se poblaron sus labios de ceniza.

Dijo también mañana
con los ojos negados al presente
y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
fantasmas como saldo,
un camino de nubes.

Soledad, libertad,
dos palabras que suelen apoyarse
en los hombros heridos del viajero.

De todo se hace cargo, de nada se convence.
Sus huellas tienen hoy la quemadura
de los sueños vacíos.

No quiere renunciar. Para seguir camino
acepta que la vida se refugie
en una habitación que no es la suya.
La luz se queda siempre detrás de una ventana.
Al otro lado de la puerta
suele escuchar los pasos de la noche.

Sabe que le resulta necesario
aprender a vivir en otra edad,
en otro amor,
en otro tiempo.

Tiempo de habitaciones separadas.

Poema siguiente 

 Volver a
Luis García Montero

Comentarios3

  •  
    Gabriel Metáforas de primer nivel, imágenes impactantes y mucha profundidad en los versos.
    Casi tan atrapante como las prosas de la misma temática.
    Me encantó.
  •  
    Gabriel Diez puntos para el poema y diez para el poeta.
  •  
    felipe gonzalez mer El viajero debe caminar para no morir,
    soledad, no total , tiene el paisaje,
    libertad sí, puede partir sin avisar,
    renunciar al amor y continuar camino,
    la búsqueda no es fácil,
    pero es mejor caminar,
    para encontrar algo mejor,
    que " habitaciones separadas ".
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.