Luis de Góngora

DE LAS PINTURAS Y RELICARIOS DE UNA GALERÍA

 Poema siguiente


Oh tú, cualquiera que entras, peregrino,
Si mudo admiras, admirado para
En esta bien por sus cristales clara,
Y clara más por su pincel divino,

Tebaida celestial, sacro Aventino,
Donde hoy te ofrece con grandeza rara
El cardenal heroico de Guevara
Freno al deseo, término al camino.

Del yermo ves aquí los ciudadanos,
Del galeón de Pedro los pilotos;
El arca allí, donde hasta el día postrero

Sus vestidos conservan, aunque rotos,
Algunos celestiales cortesanos.
Guarnécelos de flores, forastero.

Ver métrica Poema siguiente 

 Volver a Luis de Góngora

En YouTube

Ruido, de Elvira Sastre



Suscribirse: