Luis Alberto Arellano

Te miro mirarte en mi cuerpo...

 Poema siguiente

Te miro mirarte en mi cuerpo, ser el eco de mis miembros. Atrevo el contorno de tu sexo. Nada puede vencer la crudeza del silencio. Nada puede el fragor de la carne ni el húmedo roce, nada la memoria del estruendo. Nada puede el silencio en contra del silencio. Es esta la materia del Deseo: Cifrar el sonido que baten las olas en la orilla. Vértice es un hueco que se aleja; la
lluvia, una pacífica labor de lo divino, que se aviene con el alma fatigada.

Poema siguiente 

 Volver a
Luis Alberto Arellano