Luis Alberto Arellano

Epitafio

 Poema siguiente

Bajo esta roca pulida para la muerte, yace la sombra de un hombre.
No hay nada aquí de valor sino huesos blancos de sal.
No hay nada aquí de valor sino huesos.
No hay nada aquí de valor.
No hay nada aquí.
No hay nada.
No hay.
No.
Viajero, detén tus pasos
y asegúrate que la sombra continúe
soñando su sueño de huesos
blancos de sal
después busca fortuna
en otra roca severa bajo el sol.

Poema siguiente 

 Volver a
Luis Alberto Arellano

Comentarios1

  •  
    El Peregrino Azul Apreciado Luis Alberto, desde mi condición de aficionado a los versos, quiero, de corazón felicitarte por tan hermosa composición.

    Leerla, apreciar la disposición y disminución gradual del número de sílabas en cada verso, me ha transportado a los famosos caligramas, que tan populares hiciera el gran maestro francés del Cubismo literario, Guillaume Apollinaire. El impacto visual que se produce, unido al mensaje expresado en el poema, genera de entrada en el lector sensible, una impresión muy positiva, que sin duda llegará al alma..

    Un lírico Abrazo, desde La Ciudad de Pamplona, Colombia y por favor, no dejes de escribir.
  • Debes estar registrado para poder comentar. Inicia sesión o Regístrate.